¿Cómo funciona el ácido sulfámico? ⚗️

funcionamiento del ácido sulfámico
Los productos compuestos por el ácido sulfámico se usan para la limpieza de superficies metalicas.

La limpieza de las superficies metálicas, en muchas ocasiones, se convierte en una tarea difícil de realizar si no se cuentan con los productos adecuados para ello. No obstante, se debe de tratar de mantener estas áreas libres de suciedad para evitar enfermedades o infecciones. Es por ello que existen productos de limpieza con compuestos adecuados para ello. En el presente artículo conocerás un poco más al respecto al saber cómo funciona el ácido sulfámico.

¿Qué es el ácido sulfámico?

El ácido sulfámico es un compuesto químico incoloro y fácilmente soluble en el agua. También conocido como ácido amidosulfúrico es de gran utilidad en productos de limpieza por sus propiedades estables y no corrosivas. Es decir, los limpiadores compuestos por estos elementos ácidos son mucho más seguros de utilizar y manipular.

Propiedades físico-químicas

Es un ácido mineral cuya fórmula química está compuesta por H3NSO3. Tiene un aspecto cristalino-blanquecino no higroscópico. Es decir, son relativamente débiles para solubilizarse en el agua, en especial en climas fríos. Sin embargo, sus sales se disuelven de manera sencilla en el líquido vital. Sin duda es un ácido fuerte, lo que lo ubica entre el cloruro de hidrógeno y el ácido fosfórico en cuanto a su potencia y utilidad.

Principales usos del ácido sulfámico

Al tener ser menos tóxicos que los otros ácidos utilizados en productos de limpieza, son usados en la fabricación de limpiadores industriales. Específicamente, sirven para la limpieza rápida y eficaz de los materiales hechos de acero inoxidable, latón, cobre y aluminio. Esto es así porque sus propiedades químicas penetran las estructuras metálicas y permite el aseo sin provocar daños irreversibles en ellos.

usos del ácido sulfámico

Toxicidad del ácido sulfámico

Como se había comentado antes, este compuesto es menos corrosivo que muchos otros. Empero, para comprender cómo funciona el ácido sulfámico, es necesario tener en cuenta que también tienen cierto nivel de toxicidad. En un menor grado, sus elementos tóxicos pueden provocar fisuras trópicas en las manos cuando el contacto es repetitivo y frecuente. Es decir, su toxicidad depende principalmente del tiempo de exposición ante el mismo y del nivel de su concentración en el producto.

Sin duda alguna, aquellos productos utilizados para limpiar las superficies de metal deben estar compuestos por este elemento químico. En este sentido, el ácido sulfámico es altamente productivo, además de ser menos dañino si se expone en menor grado a él. Conocer sus propiedades físico-químicas nos permite saber que tan solubles son en el agua y bajo que temperaturas trabaja mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *