nuestra vivienda puede ser la compensación de un acreedor

¿Cómo funciona un acreedor?

La vida puede ser blanca, con un punto negro; o negra, con un punto blanco, como en el ying-yang. En el mundo de las finanzas existen dos fuerzas contrapuestas, pero no adversas, sino más bien complementarias. Por un lado, tenemos al deudor, la persona que solicita en préstamo un dinero. Y por el otro, su contraparte. Vamos a conocer cómo funciona un acreedor.

¿Cómo funciona un acreedor?

Un acreedor cumple una función de suma importancia en el ámbito económico, permite darle fluidez al sistema, lo mantiene en constante movimiento con su participación. Es la persona que inyecta el capital para que muchos proyectos puedan ser ejecutados.

un acreedor financia proyectos

¿Qué es un acreedor?

En su definición más elemental, llamamos acreedor a aquella persona que coloca el dinero en la solicitud de un préstamo o entrega un bien material a otra persona para recibir posteriormente el pago de éste. Es aquella persona natural o jurídica legítimamente autorizada para reclamar un reembolso económico o el cumplimiento de una obligación contraída anteriormente.

El deudor, la contraparte

En contabilidad, se denomina deudor a la persona que, simplemente, debe algo, por lo general dinero. La deuda puede ser producto de un préstamo solicitado o como efecto del consumo de algún bien o servicio, que se paga posterior a su uso.

Entre deudor y acreedor hay una obligación jurídica, es decir, aquel está en la obligación de cumplir el compromiso adquirido con éste, so pena de que el asunto termine resolviéndose por vía legal. El acreedor es el sujeto activo de la relación, mientras que el deudor es el pasivo. Si el deudor no honra su deuda, el acreedor puede tomar medidas para cobrarse lo adeudado mediante algún bien de la propiedad del deudor, como viviendas o vehículos.

Tipos de acreedor

Más que una clasificación de los acreedores propiamente tal, podría hablarse de las esferas en las cuales se ubica la actividad financiera ejecutada. Así, provisionalmente, existen el acreedor personal y el real. El primero es más o menos informal, por lo general familiar o conocido, que hace un préstamo sin ningún aval jurídico o notarial que implique la obligación.

El acreedor real es mucho más formal, pues conlleva la documentación debidamente registrada por ante un notario. Este es el que puede realmente ejecutar demandas por impagos o retrasos. Sin embargo a lo anterior, pueden tipificarse los siguientes tipos, tomando en cuenta que un acreedor es alguien que da crédito:

Pignoraticio: es el préstamo que se otorga colocando como garantía alguna prenda, es decir, algún bien que el deudor entrega en custodia para recibir el dinero. El deudor sólo recupera la prende entregada una vez haya liquidado su deuda. Es muy comúnmente conocido como empeño.

Hipotecario: en este caso, el objeto dado en garantía es normalmente una vivienda. Si el deudor no logra cumplir su obligación, pierde el derecho sobre la propiedad, que podría ser enajenada o puesta en subasta.

Quirografario: es aquel préstamo que se ejecuta sin garantía alguna. Por lo general, son créditos a corto plazo, en los que el deudor se compromete a pagar mediante un pagaré, que establece la fecha de vencimiento del contrato cuando debe reembolsarse el dinero. Como no hay prenda en garantía, este tipo de préstamo requiere de un avalista o fiador, que será responsable del cumplimiento por parte del deudor.

el tiempo es el peor enemigo de los acreedores

Acreedor cotidiano

No hace falta ser un gran empresario para ser acreedor ni emprendedor empresarial para asumir deudas. Cotidianamente, usamos estas dos figuras. Una tarjeta de crédito o algún servicio post pago son servicios de un acreedor, que nos entrega algo y nos exigirá un pago posteriormente.

Finalmente, esperamos te haya servido este breviario sobre cómo funciona un acreedor, una figura muy importante para que la economía se siga moviendo.

También nos permitimos indicarte otras lecturas interesantes:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *