cómo funciona el amarillismo

¿Cómo funciona el amarillismo?

Seguro te ha pasado que ves la misma noticia en diferentes medios, pero en cada uno de ellos destacan un aspecto diferente, le dan mayor importancia a un rasgo que a otro, y en ocasiones aplican hipérboles. Si te cuestionas el por qué, ¡no puedes dejar de leer cómo funciona el amarillismo!

¿Qué es el amarillismo?

El amarillismo es una tendencia utilizada por algunos medios de comunicación, en donde se encargan de destacar más un aspecto que otro. Se hace énfasis con un propósito-en alguna frase, o aspecto que realmente no es importante, pero los mismos medios se encargan de que lo sea para sus lectores.

Los partidos políticos y el liderazgo político en un país, tiene muchísimo que ver en esta tendencia. Siempre existen medios de comunicación que pertenecen al gobierno y otros a la oposición. Según sean sus intereses, manipularán la información. Por otra parte, existen medios sensacionalistas, que buscan resaltar algún acontecimiento social, o la vida privada de personas que pertenecen al medio de la farándula.

En este caso, funciona de la misma manera que en la política. Debido a que los medios no dan de qué hablar a las personas, sino cómo hablar de cierto acontecimiento.

¿Cómo funciona el amarillismo?

cómo funciona el amarillismo

La clave del amarillismo es el sensacionalismo. Es decir, crear emociones, sensaciones e incluso conflicto en el lector. Esta tendencia se basa en la exageración y picardía de un acontecimiento específico. Ilustraremos un ejemplo para dar una mayor noción de lo que se quiere explicar. Se puede realizar un encabezado con un mismo acontecimiento de dos formas diferentes.

Por ejemplo: “líder del partido socialista Iván Núñez fue interceptado por un grupo de jóvenes que exigían una explicación” y “El líder de nuestro partido fue acosado y agredido mientras intentaba llegar a su hogar luego de una larga jornada de trabajo”. Se puede observar, que el primer encabezado ilustra el acontecimiento sin ninguna expresión sensacionalista. Por el contrario, la segunda ofrece palabras como “agredido” y “acosado”.

Además, “el líder de nuestro partido” ya causa un sentimiento de pertenencia al lector, y, “mientras intentaba llegar a su hogar luego de una larga jornada de trabajo” infunde el sentimiento de empatía, pues luego de estar trabajando todo el día, solo queremos llegar a nuestras casas sin ningún problema.

Por lo tanto, causa un sentimiento de rabia y aversión hacia las personas que realizaron la supuesta “agresión”. Cumple de esta manera, con crear un impacto y sensaciones en el lector. Ahora que conoces cómo funciona el amarillismo, es momento de que conozcas sus características fundamentales.

Algunas características del amarillismo

El amarillismo se caracteriza por los titulares llamativos y de gran tamaño, con la finalidad de crear mayor impacto en el lector. También, opta por fotografías explícitas. En cuanto al lenguaje, suele ser popular, coloquial, y en muchas ocasiones vulgar. También, se caracteriza por constar de opiniones cargadas de prejuicios y juicios de valor con la finalidad de crear polémica.  Recordemos, que el objetivo principal de los medios de comunicación es informar, en este caso, se trata de impactar.

Muchas veces, se opta por programas de televisión amarillistas, donde reinan los rumores, chismes y problemas familiares o de pareja. Situación que se aleja por completo de la investigación rigurosa que debe ser aplicada en el periodismo. En distintas ocasiones, la prensa amarillista se basa en calumnias para sorprender a los lectores, y luego desmienten la noticia.

Una de las características de esta tendencia es que no es lineal. Es decir, no les interesa ni el pasado ni el futuro, solo el presente y la impresión que puedan causar de momento.

Si disfrutaste este artículo sobre cómo funciona el amarillismo, te recomendamos leer los siguientes temas:

¿Cómo funciona el amarillismo?
5 (100%) 1 voto[s]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *