funcionamiento de los animales rumiantes

¿Cómo funcionan los animales rumiantes?

Con frecuencia hemos escuchado, cuando continuamos cavilando sobre algo que ya pasó, la expresión “Deja de rumiar sobre ese tema”. Dicha expresión está estrechamente relacionada con un procesamiento particular de alimentos que realizan algunos animales, que implica tomarlo y retomarlo. Esto nos lleva a curiosear sobre cómo funcionan los animales rumiantes.

¿Qué son los animales rumiantes?

Vamos a dar inicio a este asunto familiarizándonos con el concepto de qué son los animales rumiantes. Básicamente, son mamíferos herbívoros que realizan su digestión en, dos pasos, primero ingieren material vegetal y luego se detienen a rumiar. Es decir, regurgitar la materia vegetal semidigerida y volver a masticarla y tragarla.

La palabra rumiar viene de latín rumigare. Así, la acción de rumiar, rumia o rumiación, es un proceso digestivo particular que consiste en almacenar en la panza la hierba no masticada. Esta luego es regurgitada a la boca, donde es triturada, antes de tragar nuevamente y llegar al lugar donde ocurre la digestión gástrica. Para poder conocer a los primeros animales en llevar esto a cabo, vale saber cómo funcionan los dinosaurios herbívoros.

¿Cómo funcionan los animales rumiantes?

detalles de los animales rumiantes

En conocimiento de que estamos hablando de un tipo de proceso digestivo presente en algunos mamíferos herbívoros podemos a hablar sobre cómo funcionan los animales rumiantes. En este sentido, se puede indicar que estos tienen cuatro cavidades entre el esófago y el duodeno, es decir, son poligástricos.

Así, las cavidades estomacales son rumen o panza, retículo o redecilla, omaso o libro y abomaso o estómago verdadero. En la digestión los vegetales que fueron devorados rápidamente pasan de la panza a la redecilla. Cuando esta se llena provoca la regurgitación y los alimentos llegan de nuevo a la boca, donde vuelven a ser masticados.

Posteriormente, los alimentos van al estomago verdadero donde se produce el cuajo. Este es una sustancia que contiene la enzima quimosina o rennina. Finalmente, ella es empleada para la fabricación del queso y que actualmente puede ser sintetizada.

Es de destacar que los rumiantes, además de rumiar y tener estómagos divididos en cuatro partes, comparten otras características. Entre estas, muchos poseen cuernos, la mandíbula superior no tiene dientes incisivos y la inferior sí, tienen molares planos muy desarrollados. Asimismo, viven en grandes pastizales y se trasladan según la época del año en busca de pasto.

Los animales rumiantes y el hombre

Los rumiantes son unos de los animales más útiles que el hombre ha domesticado. A partir de estos, se obtiene carne, leche, cuero, lana y además se los puede emplear como medio de transporte y de carga.

Es de destacar que hay cerca de 250 especies de rumiantes. Entre sus familias están los bóvidos como cabras ovejas, vacas, cebúes, búfalos, yacs, gacelas, etc. También, los cérvidos por ejemplo ciervos, venados, reno, alce, etc. Además, los jiráfidos como son jirafas y okapis. Por último, los camélidos entre estos camellos, dromedarios, llamas, guanacos, alpacas, vicuñas, etc.

Si lo que hemos presentado sobre cómo funcionan los animales rumiantes fue de tu agrado e interés, es posible que también quieras leer sobre temas como:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *