funciones de los antibióticos de espectro reducido

¿Cómo funcionan los antibióticos de espectro reducido?

El desarrollo de fármacos con propiedades antibióticos, supuso uno de los avances más grandes de la medicina. En este sentido, los antibióticos pueden ser clasificados según dos grandes grupos. Los de amplio espectro y espectro reducido. Aquí, en este artículo, nos centraremos en estos últimos. Sigue leyendo para descubrir más detalles acerca de cómo funcionan los antibióticos de espectro reducido.

¿Cómo es un antibiótico de espectro reducido?

Los antibióticos, son medicamentos o fármacos cuya acción es capaz de destruir bacterias o de inhibir su proliferación. Gracias al desarrollo de los antibióticos, es posible tratar una gran cantidad de infecciones causadas por microorganismos. Siguiendo esta línea, los antibióticos empezaron a ser investigados y desarrollados durante el siglo XX. Siendo la penicilina el primer antibiótico descubierto.

Desde entonces, se han venido fabricando nuevas variedades antibióticos, con el objetivo de tratar todo tipo de infecciones. Aun, hoy día, existen bacterias que no pueden ser atacadas con medicinas y esto supone un riesgo para la salud. Por eso, la investigación en antibióticos es esencial para la medicina humana. Ahora, ¿cómo funcionan los antibióticos de espectro reducido exactamente?

El término “espectro reducido”, se usa para aludir el hecho de que estos fármacos atacan a cepas bacterianas específicas. A diferencia de los antibióticos de amplio espectro que actúan sobre grandes grupos de microorganismos. El uso de uno u otro va a depender de múltiples factores. Aunque, los antibióticos de espectro reducido son preferibles según algunas opiniones, veamos por qué.

¿Cómo funcionan los antibióticos de espectro reducido?

qué son los antibióticos de espectro reducido

Retomando lo anterior, existen diferentes tipos de antibióticos con espectro reducido. Dentro de este grupo podemos hallar aminoglucósidos, espectinomicina, polipeptídicos y rifamicinas. Todos estos se distinguen por su capacidad para actuar sobre grupos específicos de bacterias. Para algunos, este tipo de medicamentos no son una buena idea como primera opción de tratamiento.

Para comprender mejor este rasgo de cómo funcionan los antibióticos de espectro reducido, veamos un ejemplo. Un paciente tiene una grave infección. Por lo tanto, el hospital lo interna. En esta situación, lo más indicado es aplicar un antibiótico de amplio espectro que detenga el desarrollo bacteriano rápidamente.

Ventajas de los antibióticos de espectro reducido

En la situación anterior, este tipo de medicina no sería apropiada, ya que habría que identificar primero el patógeno. No obstante, estos antibióticos ofrecen algunas ventajas considerables. Por ejemplo, al atacar grupos específicos de bacterias, no dañan a las bacterias buenas que viven en nuestro organismo. Algo que puede generar varios efectos secundarios indeseables.

De esta manera, los antibióticos de espectro reducido serían una alternativa más segura al usar estos tratamientos. Puesto que disminuyen la probabilidad de crear resistencia a los antibióticos y el desarrollo de enfermedades autoinmunes.

Consideraciones

Los antibióticos no deben usarse sin consultarlo con un profesional médico. Nunca se deben consumir antibióticos de ninguna clase sin prescripción médica. De lo contrario, nos exponemos a muchos riesgos.

Finalmente, esto es todo sobre cómo funcionan los antibióticos de espectro reducido. Si esta información te ha sido útil, quizá quieras leer estas entradas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *