funcionamiento de los antibióticos

¿Cómo funcionan los antibióticos?

Una recomendación errada sin claro conocimiento sobre cómo funcionan los antibióticos podría ocasionar un daño de salud mayor. En la comunidad médica es innegable los beneficios que tienen los antibióticos. Sin embargo, el abuso en su consumo ha hecho que muchos países adopten decisiones contundentes en torno a ellos. En la mayoría de los países se ha convertido en un medicamento de venta solo con prescripción facultativa.

¿Virus o bacterias?

Parte de la razón de estas decisiones tiene que ver con el uso desmesurado que se le daba a estos medicamentos. Son poderosos combatientes que ayudan al cuerpo humano cuando su sistema natural de defensa no ha podido contra las bacterias. Resfríos, dolores de garganta, gripe, tos o bronquitis causadas por virus no son tratadas con antibióticos.

Utilizarlos cuando no se les necesita puede desarrollar una resistencia en el organismo contra estas bacterias. De darse esto, en caso de necesitarlos realmente el cuerpo no se verá beneficiado por ellos, ya que las bacterias podrán neutralizarlos. Sencillamente, serán eliminados por las mismas bacterias para los que fueron creados para combatir.

¿Cómo funcionan los antibióticos?

antibióticos posología

¿Cuándo deben utilizarse entonces? Como se expuso anteriormente, la efectividad de cómo funcionan los antibióticos puede ser vista en afecciones causadas por bacterias. Entre las más comunes se encuentran la infección por estreptococos en garganta, tosferina e infección de las vías urinarias.

Hay otras sujetas a consideración, en caso de comprobarse que fueron ocasionadas por bacterias y no virus. Entre ellas pueden mencionarse a la infección del oído medio y la sinusitis. Los antibióticos son medicamentos de amplio uso en los humanos, animales y hasta en la horticultura. Cualquiera sea su paciente, lo que busca es la erradicación del microorganismo causante de la enfermedad.

Una posología correcta y un tratamiento a término son muy importantes en el combate contra la bacteria. En términos médicos, esto busca alcanzar una concentración mayor a la de la bacteria alojada para ser capaz de inhibirla por el tiempo suficiente. Solo así se logra una cura exitosa y no poblaciones de bacterias resistentes.

Cosas importantes que conocer

Estos pueden salvar vidas; no obstante, si tienes un virus, un antibiótico no te hará sentir mejor. Cuando ha sido prescrito y se sabe que es la esperanza de cura, debe tenerse en cuenta lo siguiente:

  • Sus beneficios pueden verse acompañados con efectos secundarios muy molestos como la diarrea, el sarpullido, mareos e inclusive otras infecciones como la candidiasis.
  • Es totalmente cierto que a pesar de ver efectos de bienestar casi que inmediatos, su tratamiento debe cumplirse hasta el final. Solo así, habrá seguridad de que las bacterias que causaron la infección sean eliminadas totalmente y no se multipliquen.
  • La ingesta de alcohol y antibióticos no es una buena combinación. En primer lugar, puede saturarse al hígado que se encarga de metabolizarlos. Además, el efecto diurético del alcohol puede provocar la salida del antibiótico por la orina reduciendo drásticamente su eficacia.

Un uso correcto tendrá como base el conocimiento sobre cómo funcionan los antibióticos. De esta manera, también se evitará o por lo menos disminuirá la automedicación.

Conoce más sobre la salud en:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *