cómo funcionan los antifúngicos

¿Cómo funcionan los antifúngicos?

Son muchas las personas las que alguna vez en su vida han sufrido algún tipo de infección causa por hongos. Esta generalmente afectan las membranas mucosas, cabello, uñas o piel, pero también pueden afectar a todo el organismo. En este artículo vamos a describir cómo funcionan los antifúngicos.

Las infecciones fúngicascómo funcionan los antimicóticos

Este tipo de infecciones se contraen con frecuencia y normalmente son muy fáciles de tratar. Principalmente porque los hongos no tienen la capacidad de extenderse por debajo de la piel. Adquirir este tipo de infecciones no es motivo de preocupación ya que esta se controla con rapidez. Las más frecuentes son la tiña, tiña inguinal, pie de atleta y la cándida.

Los medicamentos que se emplean para tratar este tipo de infecciones se llaman antifúngicos o antimicóticos. Compuestos básicamente por moléculas que facilitan la eliminación del hongo impidiendo su desarrollo. Estos son distribuidos en varias presentaciones, inyecciones, tabletas, champú, ungüento, polvos y cremas.

¿Cómo funcionan los antifúngicos?

Normalmente estos medicamentos se emplean para tratar las infecciones por hongos. Sin embargo, unos cuantos también actúan sobre organismos que tienen la capacidad de causar infeccione en el hombre como los protozoos y/o bacterias. Los antifúngicos también son denominados fungistáticos o fungicidas dependiendo de si destruyen al hongo o impiden que crezca. En lo que se refiere a los tipos de antifúngicos se clasifican en:

  • Antifúngicos antibióticos: poliénicos (Nistatina, Anfotericina B, tricomicina) y no poliénicos (griseofulvina).
  • Imidazoles u triazoles: de uso sistemático y tópico (Fluconazol, Ketaconazol) y de uso exclusivamente tópico (Bifonazol, Tioconazol, Econazol).
  • Otros antifúngicos: Yoduro potásico, Ácido benzoico, Flucitosina, Ciclopirox olamina.

Antifúngicos naturales

Dentro de la infinita cantidad de plantas medicinales que existen en la naturaleza también las hay que actúan igual a cómo funcionan los antifúngicos. Muchas plantas medicinales tienen propiedades antifúngicas y permiten combatir la candidiasis. Con la ayuda de antifúngicos naturales muchas veces se consigue equilibrar este hongo.

Aunque la lista de antifúngicos naturales es muy extensa, acá te vamos a mencionar las más efectivas. Las semillas de calabaza tiene un alto poder antimicótico, aunque normalmente se usan para eliminar lombrices intestinales. El aceite de coco es perfecto por contener ácido caprílico; el aceite de orégano, además de, antibacteriano, antiinflamatorio y antiviral, también es antifúngico.

Por otro lado, está el gel de aloe vera que genera una barrera natural que imposibilita el ingreso de gérmenes hacia la sangre. El extracto de semillas de nogal negro sirve como vermífugo, el extracto de semillas de pomelo es antimicótico gracias a su componente difenolhidroxibenceno.

Fármacos antifúngicos de más frecuente uso

  • Canestén: es un antimicótico de amplio espectro compuesto por clotrimazol, cuyas presentaciones son solución, crema, polvo y spray.
  • Daktarin: antimicótico de amplio espectro para tratar micosis de uñas y cutánea, se comercializa en polvo, gel, tabletas y crema.
  • Icaden: se prescribe para tratar micosis superficiales de uñas y piel, viene en crema, atomizador y solución.

Luego de leer la información contenida en este artículo ya sabes perfectamente cómo funcionan los antifúngicos y las alternativas que existen con la misma función.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *