cómo funciona el autoengaño

¿Cómo funciona el autoengaño?

Muchas veces nos convencemos tanto de una mentira, que la comenzamos a creer. No existe peor engaño que el que nos realizamos hacia nosotros mismos, ¡te invitamos a leer cómo funciona el autoengaño!

¿Qué es el autoengaño?

El autoengaño es un mecanismo de defensa que utilizamos para protegernos de una realidad que no podemos aceptar, o es muy dura para nosotros. Por lo tanto, nuestra propia mente juega con nosotros y nos hace creer cosas que realmente no son. Se trata de una alteración de la realidad, que ha sido creada y fundada en nuestra psique. El primer paso para confrontar estas quimeras es conocer cómo funciona el autoengaño.

¿Cómo funciona el autoengaño?

cómo funciona el autoengaño

Generalmente, este mecanismo se presenta cuando hemos concebido algo de alguna manera durante un tiempo determinado. Cuando esta realidad que hemos percibido y aprehendido durante un tiempo cambia radicalmente, comenzamos a engañarnos a nosotros mismos para contrarrestar todo rasgo de la verdad.

Por ejemplo, cuando estamos sentimentalmente con una persona, esta nos hace daño (física o verbalmente), pero es un comportamiento reciente. Antes, la persona era amorosa, cariñosa y comprensiva. Como consecuencia, nos engañamos diciéndonos que es solo una fase y que la persona volverá a ser lo que era antes. Pero, la realidad es que ahora nos está mostrando su verdadero ser.

En muchas ocasiones, la persona es advertida por un ajeno a la situación que las cosas no van a cambiar y que debe alejarse. Sin embargo, la persona por el deseo de que todo esté bien y continúe como antes, seguirá engañándose hasta que algún día, alguna situación severa o extrema, lo haga darse cuenta de la realidad.

En otros casos, el autoengaño se manifiesta cuando no somos capaces de realizar alguna actividad o tarea. Y, por miedo a ser juzgado por el resto, creemos que somos muy buenos y podemos hacer lo mismo o mejor que las demás personas.

Una situación en que el autoengaño está presente es en muchas personas que se trazan una meta como bajar de peso. Y, se engañan a sí mismos diciéndose que están comiendo bien, y adecuadamente para perder el peso apropiado. Pero, por el contrario, siguen consumiendo gran cantidad de calorías y carbohidratos. Aun así, siguen diciéndose a sí mismos y a los otros, que están haciendo todo lo que está en sus manos para adelgazar.

El arte de ser honesto contigo mismo

el arte de ser honesto contigo mismo

En un mundo tan demandante como el que estamos viviendo, es normal que tiendas a decirte cosas que no son ciertas para calmar tu ansiedad o lucir bien ante el resto.

Sin embargo, no existe mayor satisfacción que conocer tu propia verdad y trabajar para mejorarla. Es mucho mejor y más productivo reconocer tus problemas, defectos y malos hábitos para que puedas realmente trabajar en lo que te preocupa. De esta manera, evolucionarás como persona o profesional.

Es muy fácil decir que las cosas están bien, pero ¿realmente es así? No todo en nuestra vida puede ir de maravilla, pues como seres humanos tenemos muchísimos defectos. Si eres fumador y desea dejar el cigarro, no te engañes diciéndote que “mañana lo dejas”, y ese mañana se convierte en más de dos años.

Comienza a ocuparte y tomar acciones funcionales. Si convives en un ambiente laboral tóxico, no te engañes diciéndote que “te pagan bien y eso es lo que importa”. Si mantienes una relación amorosa insana en que la otra persona te presiona o acosa, no te engañes diciéndote “me quiere mucho”.

Muchas veces es bueno o sano fingirle a los demás, pues no podemos ir por nuestras vidas contándole todos nuestros problemas a cualquiera que nos diga “buenas tardes”. Sin embargo, a la única persona que jamás debes mentirle es a ti mismo. Trabaja en tu honestidad, y poco a poco, las cosas mejorarán.

Si te gustó este post sobre cómo funciona el autoengaño, ¡no puedes dejar de leer!:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *