funcionamiento de una bacteria

¿Cómo funciona una bacteria?

Probablemente fueron los primeros organismos en poblar la tierra, y hoy sabemos que están en todas partes, incluso en el interior de nuestros cuerpos. Se saben cosas como esas, pero todavía son muchos los puntos negros sobre ellas. A continuación, haremos  una aproximación que nos permitirá conocer más, sobre cómo funciona una bacteria.

¿Qué es una bacteria?

Para iniciar este artículo debes saber que, la palabra bacteria proviene del vocablo griego “bakteria” que significa bastón. Esencialmente, estas son microorganismos unicelulares, cuyo tamaño oscila entre 0,5 y 5 micrómetros de longitud.

A pesar de su pequeño tamaño, y de tener una estructura simple, están presentes en el medio ambiente en gran número. Adicionalmente, son capaces de efectuar transformaciones químicas. Algunas de estas son aprovechadas por la humanidad en áreas como la producción de alimentos, agricultura, farmacéutica e incluso en la depuración del agua.

Finalmente, las bacterias denominadas parásitas, en contra del sentir general, son las menos numerosas. Unas de estas atacan a los animales, otras a las plantas y otras al hombre. Algunas de enfermedades que causan son el tétano, la cólera, la peste,  la tuberculosis, la fiebre tifoidea, la sífilis y un larguísimo etcétera.

¿Cómo funciona una bacteria?

descripción de una bacteria

Dado que ya tenemos más claro lo que es este microorganismo, podemos entonces hablar de cómo funciona una bacteria. Estas pueden vivir libres o formando agrupaciones denominadas colonias.

Algunas viven tanto en hábitats terrestres como acuáticos, otras requieren parasitar organismos para sobrevivir. Son la base de las redes tróficas y transforman la materia orgánica en compuestos inorgánicos. Un ejemplo de esto, lo hayamos en los procesos de fermentación y de putrefacción, tanto en seres vivos como de materias orgánicas.

Otra característica relevante de la bacteria es su capacidad de propagarse y medrar en condiciones ambientales extremadamente adversas. Así, las hay en fumarolas en el fondo de los mares y hasta en desechos radioactivos. Además, pueden adaptarse a distintas formas de resistencia en las que mantienen vida latente (esporas).

¿Cómo se clasifica la bacteria?

La bacteria puede clasificarse por su morfología en bacilos, cocos, vibriones, espirilos y espiroquetas. Los bacilos tienen forma de bastón, los cocos son esféricos, los vibriones tienen una apariencia arqueada, los espirilos son ensortijados y las espiroquetas son filamentosas.

De acuerdo a la forma de obtener la energía, para sintetizar su materia orgánica, se dividen en autótrofas y heterótrofas. Las primeras pueden ser fotosintetizadoras o quimiosintetizadoras. Entre las segundas están las parasitarias que viven a expensas de otro organismo. Asimismo, están las saprofitas que descomponen los organismos y las simbióticas que viven en animales, plantas y en el hombre.

Además, las bacterias pueden clasificarse también basados en su proceso de respiración. En este sentido, tenemos dos grupos: las que utilizan oxígeno o aeróbicas y las que no lo utilizan que son anaeróbicas.

¿Qué otras particularidades se conocen sobre la bacteria?

Las sustancias elaboradas por las bacterias patógenas en el interior de los organismos que parasitan son denominadas toxinas. Estas se tratan de compuestos bioquímicos formados por aminoácidos.

En las bacterias, el ácido desoxirribonucleico (ADN) es el encargado de portar la información genética de forma parecida a la de los organismos más desarrollados. Algunas bacterias pueden ser transmitidas de un individuo a otro por picaduras de insectos. Por ejemplo, el piojo se considera el agente transmisor de la bacteria del tifus.

Si lo que te acabamos de contar sobre cómo funciona una bacteria te ha sido útil, también es posible que quieras saber sobre:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *