¿Cómo funciona la Biorretroalimentación? 〰️

Usos de la biorretroalimentación
La técnica de la biorretroalimentación es una técnica médica que le permitirá sanar ciertos padecimientos

La medicina alternativa se ha ido expandiendo cada día más, como una alternativa para ayudar a pacientes que sufran cualquier tipo de padecimientos de la salud. Dentro de ella, existen diferentes prácticas, una de las más particulares es la biorretroalimentación

¿Qué es la Biorretroalimentación?

También llamada bioautorregulación, es un método que consiste en realizar un control consciente de los procesos biológicos que ocurren, de manera natural y habitual, de forma inconsciente. Es común que en esta práctica utilicen aparatos electrónicos para medir y obtener información sobre los procesos inconscientes, como lo son: la frecuencia cardíaca, presión arterial y tensión muscular.

De la mano de un terapeuta y entrenamiento, poco a poco los pacientes comprenderán por qué cambian estas funciones, o procesos biológicos, y de este modo podrán aprender a regularlas. Por consecuencia, se reducirán los efectos de afecciones como estrés, dolor, insomnio y cefaleas o migrañas.

Tipos de biorretroalimentación

Existen varios métodos de biorretroalimentación, que el terapeuta podrá aplicar según los problemas de salud que presente el paciente, los cuales incluyen: Ondas cerebrales, respiración, frecuencia cardíaca, contracción muscular, actividad de las glándulas sudoríparas y temperatura.

Terapias de biorretroalimentación

A continuación, te daremos una breve explicación sobre cada método que existe dentro de las terapias de biorretroalimentación: 

  • Ondas cerebrales: para este método, el terapeuta colocará sensores en el cuero cabelludo del paciente y, haciendo uso de un electroencefalógrafo, controlará las ondas cerebrales.
  • Respiración: en esta terapia, se colocarán bandas o vendas alrededor del abdomen y pecho del paciente, de este modo se podrá controlar la frecuencia respiratoria y el patrón de la respiración que lleva la persona.
  • Frecuencia cardíaca: se colocan sensores en el lóbulo de la oreja o en el dedo, que estará conectado a un dispositivo que detectará cambios en el volumen de la sangre. También se puede medir la presión cardiaca con un electrocardiógrafo, conectado a las muñecas o pecho.
  • Contracción muscular: se utiliza una electromiografía, con ella se colocan censores en puntos específicos del cuerpo, que se encargarán de controlar los impulsos eléctricos que causan las contracturas.
  • Actividad de las glándulas sudoríparas: consiste en colocar sensores en los dedos o las palmas de la muñeca y, junto con un electrodermógrafo, se mide la actividad de las glándulas y la cantidad de transpiración de la piel. Mayormente utilizado para saber si el paciente sufre ansiedad.
  • Temperatura: se mide poniendo sensores en los dedos de las manos o en los pies, para medir la circulación de la sangre hacia la piel. Un valor bajo, indica que debes iniciar terapia de relajación, ya que es un indicador de estrés.

Usos medicinales

Este tipo de terapia se utiliza como tratamiento para el dolor, tanto muscular como cefaleas. Otros de sus usos también incluyen, tratamiento para el estrés, insomnio, incontinencia urinaria o fecal, trastorno o déficit de atención o hiperactividad, lesión cerebral, entre otros. De igual modo, siempre es importante visitar a un especialista y utilizar estas técnicas a modo de complemento a un tratamiento. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *