cómo funciona un buen orador

¿Cómo funciona un buen orador?

Todo ser humano goza de capacidad oratoria, sin embargo, para unos es más fácil que para otros. Muchos confunden la oratoria con ser capaz de poder hablar a otras personas, pero la oratoria implica reglas y técnicas. Estas permiten al individuo expresarse de forma clara ante numerosas personas, es decir, saber cómo funciona un buen orador.

Oratoriacómo funciona un conferenciante

La oratoria es una capacidad natural que tienen las personas para poder pararse frente a un público y transmitir un mensaje de persuasión. Está vinculada a la elocuencia, es decir, la fuerza expresiva para convencer, conmover o persuadir de forma elegante a quien nos escucha.

Existen varios tipos de oratoria como la social, pedagógica, religiosa, persuasiva, forense y la oratoria empresarial. Pero para que cualquiera de ellas cumpla su objetivo debe ser llevada a cabo por un buen orador. Es decir, una persona que expresa un mensaje oral ante una gran cantidad de personas y logra que se le presten atención.

¿Cómo funciona un buen orador?

Un buen orador es la persona que posee la habilidad de hacer que sus discursos sean llamativos para quienes lo dirige. Para lo cual requiere de ciertas cualidades entre ellas:

  • Confianza: debe reflejar autoconfianza, autoestima y sobre todo parecer calmado y seguro de sí mismo.
  • Pasión: su discurso debe estar lleno de vida y energía de modo que logre la participación del público.
  • Sinceridad: debe hacer sentir al público que no solo le importa lo que expresa sino también el efecto que genere.
  • Buen humor: aspecto vital para lograr que el discurso sea inolvidable, si le inyecta humor e ingenio consigue mantener alerta a los asistentes.
  • Persuasión: ser capaz de derrumbar argumentos e influir en la aceptación de su versión.

Un buen orador: características generales

El modo cómo funciona un buen orador puede mejorarse incrementando sus conocimientos con talleres o clases, incluso por medio de experiencias de vida. Además, debe preocuparse por hablar claramente, con entusiasmo y estar convencido del objetivo de su discurso. También debe esforzarse para que su apariencia física este acorde con el nivel del evento.  Es importante que aprenda a perder los prejuicios y el miedo a hablar ante el público.

Errores frecuentes de un orador

Para lograr ser un buen orador es imprescindible evitar cometer ciertos errores. Tales como adoptar una postura apática y temerosa; emitir un mensaje mal estructurado, el mensaje perfecto debe constar de una introducción, desarrollo y cierre (conclusión). No hacer contacto visual con el público, lo cual es indicativo de nerviosismo y provocará la falta de atención.

Por otro lado, está el hecho del uso excesivo de ademanes o su total ausencia; es viral ponerlo cierto grado de energía al discurso a través de la expresión corporal. En cuanto al tono de voz tiene que ser el adecuado para proyectar seguridad y aumentar el volumen en la introducción y en el cierre del discurso.

Ahora estás listo para probar si eres cómo funciona un buen orador, no temas, aprovecha la oportunidad de comunicar ese mensaje en tu próxima exposición de proyecto.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *