como funcionan los conflictos

¿Cómo funcionan los conflictos?

Los seres humanos estamos constantemente interrelacionándonos en muchas cosas podemos estar de acuerdo y otras no. Todo dependiendo de los intereses de cada quien. Cuando dos o más personas están en desacuerdo se originan confrontaciones o conflictos. En este artículo vamos a explicar cómo funcionan los conflictos.

¿Qué son los conflictos?

Un conflicto es una situación en la que dos o más individuos tienen intereses diferentes. En consecuencia, se crea  una competencia donde tratan de eliminarse entre sí. Aunque los mismos no siempre llevan a la agresividad o a la violencia. A diario nos enfrentamos a muchos conflictos, hasta con nosotros mismos, cuando tenemos que tomar alguna decisión frente a un problema que nos abrume. Más adelante vamos a explicar mejor cómo funcionan los conflictos.

Mientras tengamos que convivir en una sociedad siempre estará latente la posibilidad de enfrentarnos a estos problemas ya sean difíciles o fáciles de resolver. Los conflictos siempre causan nerviosismo o intranquilidad algunas veces porque el fin del conflicto puede ocasionar beneficios o desventajas para una de las partes. Otras veces nos incomoda tan solo el hecho de tener diferencias con personas con las que tenemos contacto a diario.

¿Cómo funcionan los conflictos?

Existen muchas razones por las que se puede crear un conflicto. La principal son los problemas de comunicación, es imprescindible tener una buena comunicación con las demás personas. Al comunicarnos con otras personas debemos ser muy cuidadosos, tomando en cuenta que tanto nuestras palabras como nuestros gestos pueden ser malinterpretados. En este punto vamos a entender cómo funcionan los conflictos.

Entre otras causas encontramos las dificultades de relación y de información, la incompatibilidad de necesidades e intereses y las creencias, valores y preferencias. Además de los problemas de roles.

Conflicto resuelto

cómo funcionan los conflictos problemas

A lo largo de nuestra vida siempre seremos testigos de conflictos y en algunos hasta seremos protagonistas. Un conflicto no siempre resulta ser negativo, muchos de ellos son todo lo contrario, pero siempre deben ser resueltos. Es importante buscarles solución antes de que se agraven, generalmente siempre existe la intervención de un intermediario. Sea cual sea el tipo de conflicto son 7 los pasos que se deben seguir para lograr solucionarlos.

El primer paso es especificar el problema, descubrir por qué se originó la situación, es decir, saber que va mal y que es lo sucede. Paso seguido estudiamos y analizamos cada una de las causas. Después y muy importante es precisar los objetivos a lograr para saber que vamos a hacer. El paso 4 es generar todas las soluciones posibles desde la más absurda hasta la más lógica.

Luego tomar decisiones de cuáles son las soluciones más apropiadas, previendo las posibles consecuencias de su ejecución, es decir, no actuar si antes pensar. El sexto paso es llevar a cabo la solución seleccionada del modo más apropiado. Por último, se procede a evaluar las consecuencias o resultados obtenidos, para determinar si el conflicto se solucionó de manera exitosa.

Cabe mencionar que de los conflictos se pueden obtener efectos positivos, si los mismos son resueltos de la manera correcta. Es decir, si lo calificamos de la manera correcta tendremos éxito y lograremos solventar el inconveniente. En todo conflicto intervienen siete elementos. Estos son las partes, el poder, las percepciones, las emociones y sentimientos, las posiciones, los intereses y las necesidades y los principios, creencias y valores.

Para concluir, según el modo en cómo funcionan los conflictos, no todas las personas estamos capacitadas para buscarles solucionarlos. Por tal motivo, es importante que el mediador que sea aceptado por las partes involucradas, además cumplir con ciertas cualidades.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *