cómo funciona la construcción antisísmica

¿Cómo funciona la construcción antisísmica?

Los movimientos telúricos son parte de la naturaleza de la Tierra. Diariamente las diferentes placas del suelo deben hacer estos movimientos para liberar energías y volver a la normalidad. Ante los innumerables desastres estructurales que se producen a consecuencia de los sismos, es vital conocer cómo funciona la construcción antisísmica y cuáles son sus objetivos.

¿Qué es una construcción antisísmica?

También conocida como “construcción sismo-resistente”, se trata una metodología de construcción que se realiza en pro de soportar los movimientos telúricos con una mejorada resistencia. Para ello, los ingenieros, proyectistas y constructores se valen de diferentes técnicas para hacer de las diversas edificaciones y estructuras, una construcción invulnerable a estas circunstancias.

Las construcciones antisísmicas no representan un objeto nuevo de estudio. La realidad es que, desde tiempos remotos se ha intentado idear metodologías para contrarrestar los desastres provocados por los sismos y terremotos. Ahora bien, un aspecto sobre cómo funciona la construcción antisísmica reside en que es un nombre genérico para referirse a todas las edificaciones e infraestructuras que son construidas para soportar movimientos sísmicos sin desplomarse.

¿Cómo funciona la construcción antisísmica?

Para llevar a cabo este tipo de construcción, los expertos estudian el diseño de sismo resistente con el objetivo de crear una edificación resistente y no rígido. De modo que, como parte de la respuesta a cómo funciona la construcción antisísmica se hace vital mencionar que esta tiene lugar gracias a los materiales que se seleccionan para la edificación de las estructuras.

Entre los materiales más utilizados se encuentran: el hormigón, acero y la madera. Con estos materiales se espera que los daños sean inferiores y por tanto que no exista la necesidad de demoler la edificación tras un sismo. Los ingenieros y arquitectos recomiendan que las estructuras sean de hormigón armados con columnas en las esquinas y en los bordes de los vanos, los cuales deben permanecer conectados al encadenado superior, tal como los cimientos.

Consideraciones básicas

en qué se basa la construcción antisísmica

A lo largo de los años los expertos han creados códigos de seguridad con el objetivo de que estas estructuras cumplan con una serie de requisitos que garanticen su estabilidad y resistencia.

Uno de los aspectos que se aprecia dentro de estas normativas es el correcto estudio del terreno sobre el cual se construirá la edificación. La estructura no debe emplazarse sobre el corte de una pendiente, debido a que los movimientos horizontales de la tierra podrían causar su colapso. Estudios japoneses revelan que cuanto mayor sea la base de la estructura, más resistente y seguro será la edificación.

A su vez, las construcciones antisísmicas tienen mayor efectividad cuando son superficies cuadradas, en lugar de rectangular o circular.

Beneficios de la construcción antisísmica

En los países donde el movimiento de la placa tectónica se siente con mayor intensidad, es común la construcción de este tipo de edificaciones, entre sus principales beneficios podemos mencionar:

1.- Garantizar seguridad para la vida de los habitantes y sus bienes raíces.

2.- Actualmente se emplean materiales ecológicos que garantizan menor impacto en el ambiente y mayor resistencia en las edificaciones, por ejemplo, los bloques de plásticos.

3.- Son estructuras diseñadas por personal capacitado, por tanto, aumenta aún más su seguridad y durabilidad.

Conocer cómo funciona la construcción antisísmica fue de sumo interés para saber que, si bien no podemos predecir los movimientos de la Tierra, existen formas óptimas para estar preparados.

No te olvides de revisar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *