cómo funcionan los créditos comerciales

¿Cómo funcionan los créditos comerciales?

Si eres dueño de una empresa o estás emprendiendo un negocio no debes huir a la idea de solicitar un crédito. Estos pueden ayudarte con tu liquidez, lee este artículo y aprenderás cómo funcionan los créditos comerciales.

Los créditos comerciales

Es un préstamo otorgado a una persona o deudor por otra persona o acreedor el cual debe ser devuelto más el pago de intereses acordados y en un tiempo previamente establecido. En el caso de los créditos comerciales se refiere a una cantidad de dinero prestada por una entidad bancaria a una compañía o persona de negocios. Tal es el caso de fabricantes, contratistas o empresas de servicio. Más adelante te vamos a explicar cómo funcionan los créditos comerciales.

Los solicitantes de este tipo de crédito lo hacen con el objetivo de poder cumplir con las necesidades financieras del momento y aumentar su liquidez. Normalmente, son préstamos a corto plazo para refinanciar deudas o pasivos, cancelación de servicios, compra de inmuebles o bienes o aumentar el capital del negocio.

¿Cómo funcionan los créditos comerciales?

cómo funcionan los créditos comerciales liquidez

A diferencia de otros tipos créditos, estos son préstamos a corto o mediano plazo. En cuanto al reembolso hay un límite de pago mínimo mensual pero esta cantidad (capital) puede aumentar según la conveniencia del deudor. A medida que el capital que se va amortizando, el dinero vuelve a estar a tu disposición en caso de que lo necesites de nuevo.

En cuanto al procedimiento para solicitar un crédito comercial, estos varían según el país y lo que requiera cada entidad bancaria. A la hora de solicitar un préstamo es muy importante conocer cómo funcionan los créditos comerciales. Básicamente los requerimientos son:

  • Información básica: identificación, acta de nacimiento y constancia de domicilio (recibo de servicios).
  • Planilla de solicitud de crédito: hoy en día estas solicitudes se llenan en línea.
  • Contrato: luego de que se haya aprobado tu solicitud tendrás que firmar un contrato. Es importante que lo leas con mucha atención. En el mismo deberán estar estipulados plazos del crédito, periodos de pago, tasa de los intereses y monto de las cuotas (capital) a cancelar. Si no es lo que acordaste pide que lo revisen y repitan antes de firmarlo.
  • En cuanto a la garantía, puede ser la constancia de tus ingresos (constancia de trabajo y movimientos bancarios), un aval o fiador o un bien o inmueble. La garantía siempre varía según el monto solicitado. Si la cantidad solicitada no es tan alta, muchas entidades bancarias no exigen la garantía.
  • Historial crediticio: si has disfrutado anteriormente de otros créditos bancarios el haber cancelado los mismos con puntualidad te será de gran ayuda. En este caso deberás llevar referencias bancarias o comerciales que avalen tu comportamiento financiero.

Pago de un crédito comercial

En realidad son el tipo de crédito comercial más flexible que existe. Por otro lado, tanto la forma de reembolso como la garantía (inventario o bienes) se adaptan a la necesidad individual.

En lo que se refiere a la cancelación de este tipo de crédito puede ser realizada anticipadamente. Sin embargo, algunas entidades bancarias cobran una comisión del monto cancelado. Esto con el fin de contrarrestar el monto en intereses que dejará de percibir. Dicha deuda puede ser cancelada totalmente, puede cancelarse parte de ella y recalcular el monto de las cuotas o reducir el plazo para pagarlo en menor tiempo.

Ahora que conoces cómo funcionan los créditos comerciales, no debes dudar en solicitar uno en caso de que lo necesites para aumentar la liquidez tuya o de tu negocio. Si le das buen uso esta es una de las mejores opciones para salir adelante.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *