qué

¿Cómo funcionan los créditos sin nómina?

Los créditos bancarios consisten básicamente en que una institución crediticia (banco) concede a un cliente un préstamo por la cantidad de dinero que este haya solicitado. Este último debe cumplir ciertos requisitos del contrato financiero. Entre ellos, informar cierta manera de ingreso que asegure el pago de las cuotas del préstamo. Sin embargo, en algunos créditos esto no es necesario. Es por ello que te traemos a continuación, cómo funcionan los créditos sin nómina.

¿Cómo funcionan los créditos sin nómina?

En estos préstamos bancarios no es necesario presentar una nómina de trabajo o de pago, el cuál es un documento con validez legal en donde se refleja la cantidad de dinero que recibe cierto trabajador/a a cambio de su trabajo en alguna empresa o institución.

No obstante, aunque existan entidades financieras que conceden estos créditos sin nómina, siempre será necesario demostrar a la entidad bancaria una forma de ingreso o aval de pago. Es por ello que para conocer cómo funcionan los créditos sin nómina, es necesario saber cuáles son los ingresos válidos para su solicitud.

Ingresos válidos para solicitar créditos sin nómina

Para que los bancos concedan estos créditos sin nómina es necesario que la persona demuestre al menos una forma de ingreso económico. Para ello, hay ciertos documentos que aseguran alguno de estos ingresos. Aun cuando la persona no se encuentre en un trabajo que pague de forma nominal, es obligatorio presentar una forma de ingreso al banco. A continuación, te enseñamos los tipos de ingresos más habituales que son válidos para solicitar créditos sin nómina.

ingresos para solicitar créditos sin nómina

Ingresos autónomos e independientes

Las entidades bancarias aceptan como un tipo de ingreso si las personas realizan labores puntuales y/o trabajos independientes. Es decir, aquellas personas que emprenden o innovan en el mercado con un nuevo negocio, tienen una alta probabilidad de alcanzar un crédito sin nómina. También algunas entidades bancarias aceptan como garantía de ingreso aquellos trabajos que se consideran como “pequeños” o informales.

Alquiler de inmuebles

Si el solicitante del crédito posee una propiedad en alquiler, los ingresos que obtengan de este sirven para asegurarle al banco una forma de pago. Por tanto, si la persona que necesita un crédito sin nómina es arrendadora y recibe dinero por el alquiler de alguna de sus propiedades, puede solicitar este préstamo.

Sea cual sea el tipo de inmueble, son válidos. Es decir, pueden ser viviendas, oficinas o demás domicilios. Los bancos también pueden solicitar que estos inmuebles cumplan la función de garantía extra en caso de incumplimiento del préstamo.

Seguro de desempleo, pensionados y/o becados

En algunos países hay financiamientos por desempleo. En este caso las personas reciben un ingreso por parte del gobierno o alguna institución externa. Algunos bancos consideran esta ayuda como adecuada para hacer frente al pago del préstamo.

De forma similar, aquellas personas que son pensionadas y becadas reciben un tipo de subsidio que le genera ingresos. La compensación de pensiones, ya sea por jubilación o incapacidad, se considera una entrada de dinero. Igualmente, si el solicitante es universitario y cuenta con una beca estudiantil puede demostrar a la entidad bancaria que es capaz de soldar la deuda.

Podemos concluir que a pesar de que este tipo de préstamos es poco común y difícil de adquirir, algunos bancos están dispuestos a concederlos siempre y cuando se presente una forma de ingreso. Es por ello que saber cómo funcionan los créditos sin nómina y cuales son los ingresos válidos para solicitarlos, permiten a las personas que se encuentren en esta posición optar por un préstamo bancario.

Si lo que has leído te ha parecido interesante, te invitamos a consultar estas entradas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *