qué es el cultivo energético

¿Cómo funciona el cultivo energético?

El cultivo de plantas y la práctica de la agricultura no solo se enfocan en la obtención y aprovechamiento de alimentos. En la actualidad, es posible generar combustible y energía a través de técnicas agrícolas. Así que en esta ocasión, hablaremos sobre cómo funciona el cultivo energético, una de las prácticas más empleadas en la agricultura sostenible.

¿Qué es el cultivo energético?

El desarrollo de la agricultura, y la aplicación de ciertos conocimientos sobre ciencia y producción, han permitido comprender que las cosechas y las plantaciones de árboles y cepellones, no solo pueden ser aprovechadas para la alimentación.

Gracias al cultivo energético, es posible obtener diferentes tipos de combustibles ideales para consumir energéticamente. El concepto de este tipo de agricultura radica en la realización de sembradíos de cualquier tipo de plantas; a partir de las características de dicha plantación se obtiene un tipo de energía que puede atender una necesidad en particular.

La forma en cómo funciona el cultivo energético se basa en los principios y objetivos de la energía biomasa. Mediante la modificación genética y la aplicación de procedimientos biotecnológicos, los agricultores pueden obtener un gran rendimiento energético de plantas leñosas o herbáceas.

¿Cómo funciona el cultivo energético según sus tipos?

Para entender qué tipos de procedimientos se aplican en este caso, es necesario conocer los tipos de cultivos energéticos y la producción que existe detrás de ellos. Por lo general, la forma en cómo funciona el cultivo energético suele catalogarse según el tipo de biomasa que se obtiene:

Biomasa sólida

Este tipo de cultivo suele cultivar árboles de álamo o sauce, puesto que ambas especies son de rápido crecimiento. El procesamiento permite que la materia de ambos sea granulada y empleada como fuente energética de calor o combustión en centrales energéticas.

Biomasa de gas

Para este tipo de cultivo se cosechan plantas de maíz, trébol blanco dulce o hierba del Sudán. Para su aprovechamiento primero debe fermentarse para convertirse en ensilado. Luego de esto es transformado en gas y puede utilizarse para complementar las propiedades del estiércol u otros productos.  

Biomasa líquida

Por medio de un proceso de sintetizado y refinamiento, materias como el girasol, la copra y la semilla de mostaza, son convertidas en biocombustibles líquidos. Estos a menudo son utilizados para complementar la fabricación de productos a base de plásticos o metal.

Inconvenientes sobre realizar cultivos energéticos

para qué sirve el cultivo energético

La diversidad energética en este tipo de cultivo, permite que su extensión y uso sean cada vez más populares dentro del rubro. A pesar de este crecimiento, es bueno conocer que, como todo proceso agrario, existen ciertos riesgos o limitantes que pueden afectar a un cultivo energético.

Uno de los factores a considerar en cuanto a sus limitantes, es el cambio climático. Los cambios de temperatura, la pluviosidad y otros factores ambientales, influyen en el crecimiento de las plantas, y por lo tanto interviene en la cantidad de energía que se puede obtener.

Además de ello, es preciso señalar que los procesos de transformación en este tipo de cultivo, suelen ser costosos. Se requiere de una inversión elevada y grandes extensiones de plantaciones para poder obtener una cantidad considerable de energía.

Ventajas de aprovechamiento del cultivo energético

A pesar de estas limitantes, el cultivo energético posee puntos favorables que merecen ser destacables y considerados en el cultivo de alimentos. Aunque este tipo de agricultura solo es empleada para obtener energía, su práctica puede causar los siguientes beneficios:

  • Evita la contaminación por desechos naturales.
  • La obtención de energía biológica reduce la incidencia de gases del efecto invernadero.
  • Reduce el consumo de productos o combustibles fósiles.
  • Disminuye la proliferación de daños sobre el suelo cultivado.

Si bien su inversión puede ser elevada, la forma sobre cómo funciona el cultivo energético puede ser benéfica para las industrias, los consumidores y el medioambiente. Si te ha gustado conocer sobre esta fuente de energía, te invitamos a seguir leyendo estos post similares:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *