cómo funciona el cyberbullying

¿Cómo funciona el Cyberbullying?

No hay mayor temor para padres con hijos en edad escolar que el hecho de que su estos sea víctima de acoso escolar. Un grave problema que hoy en día afecta a infinidad de jóvenes y niños y que se ha extendido hasta el mundo digital. En este artículo vamos explicar cómo funciona el Cyberbullying.

El bullying y las redes socialescómo funciona el acoso

El bullying ocurre cuando un niño es víctima de daños psicológicos, emocionales y físicos causados intencionalmente por otro o por un grupo de estos. Generalmente es un comportamiento agresivo que se genera en las escuelas y liceos, entre iguales, es decir, entre alumnos de la misma edad, grado o sexo. Quienes lo padecen siempre son los que menos se pueden defender ya sea por su condición social o física, y lo sufren de manera mantenida y repetida

Ahora bien, cuando el bullying se ejecuta por medio de las nuevas tecnologías y de las redes sociales se convierte en ciberbullying un subtipo del bullying. Lo único que cambia es el medio, el fin sigue siendo el mismo, dañar deliberadamente a un tercero de manera continua y persistente en el tiempo. Sigue existiendo un agresor que domina a su víctima.

¿Cómo funciona el Cyberbullying?

La característica principal del Cyberbullying es que los involucrados forman parte del mismo entorno social. Este fenómeno tiene tres peculiaridades que incrementan su gravedad. “Anonimato” facilitado por el medio, ya que es a través de videojuegos, email, chats o redes sociales.

Luego está la “ausencia de percepción directa del daño”, como el agresor es invisible la empatía es totalmente nula y por ende el acoso es extremadamente violento y agresivo psicológicamente. Por último, la “adopción de papeles ficticios”, la red le facilita al agresor representar un personaje irreal para fortalecer su poder.

Cyberbullying: generalidades

Habitualmente en la forma cómo funciona el Cyberbullying intervienen tres participantes, quienes conforman el llamado «Triángulo del Bullying» y son:

  • Víctimas: pueden ser pasivas, es decir, inseguras y débiles físicamente; o provocadoras, cuando sus comportamientos molestan y causan reacciones negativas hacia ellas mismas.
  • Acosadores: son impulsivos, fuertes, antisociales, dominantes y nada empáticos. Los hay de tres clases: “inteligente” que goza de popularidad y tiene el don de manipular a los demás a su antojo. El “poco inteligente” por ausencia de autoconfianza y autoestima muestra una conducta acosadora, intimidante y antisocial. Por último, el “victima”, el cual no solo es acosador sino que también es acosado.
  • Espectadores: engloba “compinches”, colaboradores y amigos íntimos; “reforzadores” que incentivan al acosador, miran y aceptan la situación. Los “ajenos” que no están de acuerdo, pero callan y toleran; y los “defensores” que siempre están del lado de las víctimas.

Manifestaciones del Cyberbullying

Por medio de perfiles falsos ridiculizan, acosan o revelan vivencias de la víctima, inventadas o verdaderas. Hackean cuentas de correo, violan la privacidad y se roban la identidad para utilizar sus datos personales. Generan falsos rumores en las redes sociales y emiten amenazas de manera anónima por los medios digitales. También suben fotos vergonzosas o fotomontajes con la idea de dañar o abochornar a la víctima.

Ahora que conoces el modo cómo funciona el Cyberbullying podrás proteger más a tus hijos para que no sean víctima de ese mal tan dañino.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *