adquirir una vivienda puede convertirse en una trampa

¿Cómo funcionan los delitos inmobiliarios?

El mal existe, es real. Y su existencia abarca todas las esferas del quehacer humano. En los últimos tiempos, se ha desarrollado una especificación de los delitos, tipificando de manera más detallada los rangos de acción. A continuación te mostraremos una explicación pormenorizada de cómo funcionan los delitos inmobiliarios.

¿Qué son los delitos inmobiliarios?

Se denomina delitos inmobiliarios a una serie de faltas administrativas y penales que se cometen en el ámbito financiero e hipotecario. Entre los más comunes se hallan el fraude y la manipulación de la información suministrada.

las entidades financieras pueden amparar delitos inmobiliarios

¿Cuáles son los delitos inmobiliarios más comunes?

Fraudes a cargo de sociedades mercantiles

Este tipo de delito contempla cosas bastante disímiles. Funcionan bajo el amparo de una organización financiera, que sirve de intermediario entre comprador o constructor y vendedor. En esta clasificación se mencionan delitos contra Hacienda Pública, institutos de seguridad social y blanqueo de capitales.

Doble venta

Se trata de casos en que una propiedad es ofertada simultáneamente a dos o más compradores. Se ejecutan los contratos de compraventa ante dos adquirientes sin autenticación del primero. De modo que dos personas pagan el monto por una propiedad en desconocimiento de que ésta ya ha sido objeto de enajenación.

Venta de cosa ajena

En este delito, la propiedad en cuestión es objeto de una simulación de venta por una persona que no es realmente el titular de la misma. Se considera un delito concreto de engaño.

los delitos inmobiliarios contemplan simulación y engañoOcultación de gravámenes

Básicamente, se trata de ofrecer información incompleta o vedada sobre el estatus real de una propiedad. Acciones como embargo, hipoteca o altas deudas en servicios caracterizan este tipo de delito.

Simulación de contrato

El contrato de compraventa del inmueble es forjado como uno auténtico, pero carece de la legalidad necesaria para su ejecución. Normalmente, hay falsificación de firmas y sellos, marcas de un proceso notarial.

Alquileres por medios electrónicos

Se combina con delitos informáticos. En estos casos, se realiza una publicación por algún medio electrónico con una oferta sumamente atractiva, dado el bajo precio solicitado. Sin embargo, no hay un contacto físico entre las contrapartes. Entre los alegatos más comunes se encuentra la ausencia del titular. Por ello, no se puede acceder a la propiedad. El vendedor insiste bajo la excusa de que hay otros ofertantes y obliga al comprador a hacer el depósito, que por supuesto para en manos inescrupulosas.

Información gráfica falsa

Se refiere al montaje de fotografías demasiado perfectas sobre el inmueble. Las condiciones que se aprecian en la gráfica resultan incongruentes con la realidad observada.

Cobro por adelantado

Bastante típico, sobre todo en los casos de alquiler. Los montos varían y pueden llegar a ser sumamente onerosos. Se han dado casos en los que se solicitan muchos meses o hasta un año de pago anticipado. El propietario se escuda en que de no concretarse la transacción debe ser indemnizado.

No devolución de la fianza

Mejor conocido como depósito, es el monto que abona el arrendatario como seguro al vendedor en caso de que se produzca un retraso o impago en mensualidades posteriores. El delito consiste en que este dinero no es luego devuelto al inquilino una vez concluido el contrato.

Uso de mensajeros

El titular no hace entrega personal de llaves, sino que recurre a un servicio de encomienda o mensajero. No hay responsabilidad por las condiciones del envío ni por lo que ocurra con el objeto, que puede ser clonado antes de su entrega.

Todos estos delitos están contemplados en la mayoría de los códigos civiles, bajo el formato de fraude inmobiliario. Las penas van desde sanciones administrativas hasta varios años de prisión.

Finalmente, aunque exista un marco legal que castigue a los delincuentes lo mejor es estar precavidos e informarnos lo mejor posible a la hora de entablar cualquier transacción. Esperamos te haya resultado útil este resumen sobre cómo funcionan los delitos inmobiliarios.

Seguramente, estarás interesado en leer estos otros temas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *