cómo funciona la dieta mediterránea

¿Cómo funciona la dieta mediterránea?

Las dietas son importantes para mantener el organismo en un estado saludable. El tipo de dieta depende de la persona, o en algunos casos del nutricionista, ya que no todos tienen las mismas características fisiológicas ni los mismos problemas. Hoy hablaremos de cómo funciona la dieta mediterránea para ayudarte a determinar si es la adecuada o no para ti.

Dieta mediterránea

La palabra dieta se usa para referirnos a los hábitos alimenticios, se pueden dividir en dietas terapéuticos y no terapéuticas. Las primeras son las que cumplen un fin terapéutico como tratar alguna afección: dietas progresivas, dietas con restricción glucémica o dieta astringente. Las segundas se realizan más para llevar un estilo de vida distinto. A partir de esto podemos explicar cómo funciona la dieta mediterránea.

La dieta mediterránea es un modelo de alimentación regido por alimentos frescos y naturales representativos de los países con clima mediterráneo. Países como España, Italia, Turquía, Portugal, Australia, México y Chile son algunos de los ejemplos. La dieta mediterránea en estos países suele ser un estilo de vida, la alimentación del día a día, ya que en sus mercados abundan los alimentos dados en este clima.

Es una dieta que a veces no necesita ser baja en calorías. En estas se disminuye en el consumo de carnes y carbohidratos para sustituirlos por grasas monoinsaturadas (una de las grasas más saludables) y vegetales.

¿Cómo funciona la dieta mediterránea?

cómo funciona la dieta mediterránea recetas

Esta dieta promueve el consumo de alimentos que aporten bastante vitaminas, minerales, antioxidantes, proteínas, fibras y omega 3 para proporcionarle suficiente energía al organismo.

Los alimentos que aportan todos estos nutrientes son un montón, por lo que puedes cocinar un sinfín de platos deliciosos. Entre los carbohidratos complejos están: la pasta, arroz, pan, patata, legumbres (garbanzos, judías, lentejas, etc.) y los carbohidratos simples (miel, azúcar, melaza, etc.). Entre las grasas se consumen las de origen vegetal como los frutos secos y el aceite de oliva, el cual es esencial en la dieta mediterránea. Puesto que aporta la mayor cantidad de calorías.

Los alimentos grasos monoinsaturados aportan un 15% de energía. Para complementar: el pescado, las aceitunas, todas las frutas y verduras, la leche descremada, yogurt natural y los quesos blancos más bajos en grasas también pueden consumirse. Por último, tomar vino moderadamente complementa la dieta mediterránea. Los alimentos que no están permitidos son los industrializados.

Beneficios y riesgos

Ahora que sabes qué es y los alimentos que participan, infórmate en cómo funciona la dieta mediterránea en tu vida. Seguir este modelo alimenticio significa mejorar el funcionamiento de órganos como el riñón y el corazón. Disminuye las posibilidades de sufrir de cáncer, diabetes, Alzheimer y enfermedades degenerativas. Aleja al organismo de la trombosis y ateroesclerosis. Por otro lado, es una dieta económica y variada; por lo que es excelente para los niños de la casa.

Sin embargo, tiene unas cuantas desventajas que son: los niveles de calcio y de hierro pueden bajar. Solo si eres muy estricto al segur la dieta al pie de la letra, y disminuyes mucho las carnes y lácteos. Al igual que abusar del consumo diario del vino.

Ahora que sabes cómo funciona la dieta mediterránea puedes considerarla para comenzar a alimentarte de mejor forma. Recuerda que es muy amplia y variada, así que puedes preparar un sinfín de platos como ratatouille, ensaladas, crema de garbanzo, tostadas con mermelada, macarrones, etc.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *