de qué modo funciona la duda razonable

¿Cómo funciona la duda razonable?

Todos los días se cometen cientos de crímenes alrededor del mundo. Y, en el sistema penal, se deben abordar de la forma más justa posible. Por eso, hay una serie de principios dentro del Derecho que buscan lograrlo. Uno de los más esenciales, es el principio de la duda razonable. Si quieres conocer cómo funciona la duda razonable. Entonces, debes seguir leyendo este artículo para enterarte de todo.

¿Para qué sirve la duda razonable?

La duda razonable, es un estándar o principio referente a la calidad de la evidencia que se presenta en juicio. En este sentido, aquella figura que tenga la carga de prueba, debe lograr que su evidencia cumpla con el estándar. Es decir, que la evidencia presentada esté más allá de la duda razonable. El estándar de duda razonable tiene sus orígenes en la Inglaterra del siglo XVIII.

Para la época, la religión cristiana tenía una fuerte influencia en la vida cotidiana. Incluso en los procesos penales. De esta manera, se establecía que aquel jurado que condenara a una persona inocente, recibiría venganza de Dios. Por esta razón, se introduce en el sistema judicial anglosajón el principio de la duda razonable. Para así poder proteger a los miembros del jurado que tenían miedo de ser castigados por Dios.

Esto es esencial para comprender cómo funciona la duda razonable. Ahora bien, la introducción de este estándar en Inglaterra, tuvo mucha influencia. De modo que todos los países donde se practica el derecho anglosajón lo adoptaron igualmente. Hoy día, forma parte de la normativa jurídica de la mayoría de los sistemas legales.

¿Cómo funciona la duda razonable?

cómo es la función de la duda razonable

Ahora bien, el estándar establece que la evidencia presentada por la parte acusadora debe ir más allá de la duda razonable. Con esto, se hace referencia a que el acusador tiene que probar su versión de los hechos. De forma que en la mente de una persona “razonable” no quedé ninguna duda de que el acusado es culpable o no. Esta premisa es esencial para entender cómo funciona la duda razonable.

Expresado de otro modo, lo que se dice es que la evidencia del acusador debe probar su versión. Al punto de que el jurado no puede dudar del hecho de que esa persona estuvo implicada en el acto. Lo que quiere decir que el acusador debe convencer al jurado de que existe la posibilidad de que participara en el crimen. Aunque, se debe tener en cuenta que no es un estándar fijo.

La jurisdicción de cada país establece qué criterios debe cumplir una acusación para satisfacer el estándar. Siguiendo esta línea, en un juicio, el juez tiene la obligación de explicar a los jurados la duda razonable. Dicha explicación se encuentra normativizada en las leyes.

Controversia

Pese a que se considera el estándar más efectivo. Todavía existe cierto debate alrededor del alcance que tiene la duda razonable. Por lo que el concepto sigue evolucionando para ofrecer procesos más justos.

Finalmente, esto es todo lo que debes saber sobre cómo funciona la duda razonable. No olvides que puedes leer más de nuestro blog:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *