una escritura pública dota de legalidad cualquier transacción

¿Cómo funciona una escritura pública?

“Lo escrito, escrito está”, dijo una importante personalidad de la historia. Y esta expresión refuerza el valor que la ideación de esta tecnología tiene para las sociedades modernas. Un acuerdo verbal carece de asidero a la hora de presentar un reclamo o hacer valer un derecho. Por tal motivo, vamos a conocer cómo funciona una escritura pública.

¿Qué es una escritura pública?

Una escritura, comúnmente usado en plural, es un documento legal. Se define como un documento público en el que se deja constancia ante una autoridad constituida, fundamentalmente un notario, de los términos bajo los cuales se celebra un contrato o de la titularidad sobre un hecho o derecho.

escritura pública antigua

¿Qué contiene una escritura pública?

Obligatoriamente, una escritura pública debe contener las declaraciones de las partes involucradas, así como los documentos probatorios de la información suministrada, tales como carnet de identidad o titularidad sobre una propiedad, facturas o documentos de compra, entre otros.

Partes de una escritura pública

Introducción o proemio

Consta del encabezamiento, donde se detallan los datos de ubicación, así como la autoridad que preside el acto escritural. Además, posee la identificación pormenorizada de los interesados, datos personales, dirección, procedencia, ocupación u oficio, etc.

Cuerpo documental

La primera parte de esta sección es expositiva, en ella se especifican las circunstancias que rodean al evento, de qué se trata la transacción. La segunda parte es dispositiva, es decir, se esclarecen las estipulaciones que rigen el contrato convenido.

Conclusión o cierre

La advertencia recoge la expresión de la ejecución de las solemnidades de la ley; el otorgamiento alberga la firma conforme de los comparecientes; y la autorización estipula la firma del notario, en señal de la legalidad y fe pública de las declaraciones.

Tipos de escrituras públicas más comunes

Cualquier acto legal debe estar respaldado por una escritura pública. No obstante, son las más comunes las siguientes:

Contratos inmobiliarios: incluyen contratos de compraventa de inmuebles y alquileres, así como cesiones y casos de sucesión de propiedades.

Constitución de sociedades: estas pueden ser civiles, mercantiles, anónimas, y otras forma de organización empresarial.

Actos jurídicos: incluyen actas de registro, nacimientos.

una escritura pública resguarda los intereses de las partes

Utilidad de una escritura pública

Una escritura es irrevocable y cuenta con la fuerza jurídica suficiente que no podrá ser impugnada, salvo por la vía legal. La comparecencia ante una autoridad constituida como un notario, para que dé fe de la legalidad e un acto, es sumamente útil para evitar por ejemplo fraudes inmobiliarios. El notario se hará cargo de dar curso a la actividad de compraventa, minimizando los riesgos de delitos como la doble venta o el forjamiento de titularidad.

Para concluir, es importante tomar en cuenta que los contratos, por muy informales que puedan ser o por mucha confianza que pueda tenerse entre las contrapartes, es mejor si están registrados por ante una notaría, pues ésta certifica que lo expresado en las declaraciones es cierto y se minimizan los riesgos de incurrir en trasgresiones legales.

Toma en consideración todos estos aspectos sobre cómo funciona una escritura pública y tendrás los mejores resultados cuando de realizas actos jurídicos se trate. Te invitamos a seguir instruyéndote mediante estos otros temas de sumo interés:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *