cómo funcionan los filtros fotográficos

¿Cómo funcionan los filtros fotográficos?

Los fotógrafos muchas veces recurren a herramientas que los ayudan a evitar un efecto negativo o mejorar las fotos cuando no pueden hacerlo manualmente. Hoy hablaremos de unas de ellas: cómo funcionan los filtros fotográficos, los cuales son de gran utilidad en cualquier tipo de fotografía.

Los filtros fotográficos

cómo funcionan los filtros fotográficos uso

Los filtros son accesorios para las cámaras que van colocados delante de los objetivos o lentes para conseguir un efecto específico en la fotografía. Están hechos de varios tipos de cristales, vidrios, gelatina o metacrilato que varían según la función y puedes conseguirlos de forma circular, rectangular o cuadrada.

Aunque hoy en día se opta por software de edición de fotos, los filtros son muy utilizados para lograr una foto en especial. Como consecuencia de circunstancias que no pueden controlarse y la hacen imposible de obtener. La definición y calidez depende de la calidad del material, unos materiales son menos costosos que otros.

Ahora bien, ¿qué hacen los filtros? Modifican la luz que llega al sensor de la cámara para lograr el efecto que se quiere o conseguir la exposición adecuada. Con ellos se consigue: quitar la luz ultravioleta, oscurecer la exposición, impedir reflejos no deseados, crear destellos, modificar el balance de blancos, saturar los colores. Inclusive, proteger los lentes.

¿Cómo funcionan los filtros fotográficos?

Para saber cómo funcionan los filtros fotográficos hay que explicar los tipos:

  • Filtro ultravioleta (UV o skylight) absorbe la radiación ultravioleta y disminuye la tonalidad azul del lugar, reduce el efecto de la neblina o bruma; todo sin afectar el color. También protege el lente; se recomienda usarlo bajo la lluvia.
  • El polarizador es aquel que es capaz de reducir y hasta eliminar reflejos y brillos que aparecen en el agua, cristales o metales. El ángulo entre el objetivo y la fuente de luz hará que el efecto sea o no posible. Es recomendable para paisajes ya que satura colores como el verde y el azul; este se enrosca al objetivo y se puede girar para variar el nivel del efecto.
  • Los filtros ND (densidad neutra) hace que sea menos la luz que entre al sensor, logrando oscurecer la fotografía. Es decir, se varía la exposición sin necesidad de ajustar la velocidad de obturación y la apertura del diafragma. Con ellos se puede lograr el efecto de seda.
  • Si se quiere equilibrar los contrastes e igualar la luz en todas las zonas, se usan los filtros de degradados. Gracias a estos filtros se evitan las sobreexposiciones y subexposiciones. Están compuestos por una parte coloreada que reduce la cantidad de luz y una parte trasparente. La transición entre ambas partes será dura cuando se produce de forma pronunciada y suave cuando lo hace de forma gradual. La transición repente del tipo de horizonte que haya en la fotografía.

Aspectos generales

Si nunca has comprado unos filtros, debes fijarte en el número que aparece al lado del símbolo Ø debido a que el diámetro del objetivo tiene que ser el mismo que el de los filtros. Los filtros tienen diámetros que van desde los 37mm hasta los 77mm; pero si no tienen los mismos tamaños se puede recurrir a los anillos adaptadores de filtro. Los cuales los ajustan al tamaño que los quieras.

La diferencia entre los filtros cuadrados y los redondos es que los primeros necesitan portafiltros para calzar en el objetivo. Los segundos se enroscan y listo; además pueden tener doble rosca lo cual permite usar otro filtro.

Ahora que sabes cómo funcionan los filtros fotográficos estas consciente de los grandes beneficios que te pueden traer. Al igual que ser una gran solución para no quedarte sin tomar esa foto que tanto querías pero que las circunstancias no te favorecían.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *