de qué forma funciona la igualdad ante la ley

¿Cómo funciona la igualdad ante la ley?

Sabemos que las leyes existen para que todos vivamos en una sociedad civilizada. También, algo que todos conocemos es que, ante la ley, todos somos iguales. Si bien muchos están familiarizados con la premisa, no saben con precisión cómo funciona la igualdad ante la ley. Pero, no te preocupes, en este artículo te explicamos todo al respecto. Así que no dejes de leer para saber todo lo necesario.

¿Qué es la igualdad ante la ley?

“Todos somos iguales ante la ley”, es una frase que se puede escuchar o leer con frecuencia. Pero, ¿sabes todo lo que implica la igualdad ante la ley? Para empezar, la igualdad ante la ley es un principio del derecho. Que establece que todas las personas deben ser tratadas igual forma ante la ley. Asimismo, todos los individuos deben estar sujetos a las mismas leyes.

A este principio también se le conoce con el nombre de igualdad jurídica, igualdad bajo la ley. O, igualdad ante los ojos de la ley. Históricamente, el primer antecedente de la igualdad ante la ley, se remonta a la Antigua Grecia. En una oración funeraria, registrada en la obra “Historia de la Guerra del Peloponeso” escrita por Tucídides. Conocerla es fundamental para entender cómo funciona la igualdad ante la ley.

Debido a que, al hacer su oración, Pericles celebra al sistema de gobierno ateniense. Y lo coloca por encima de otros modelos. Principalmente a causa de que tanto el gobierno como sus ciudadanos coexisten en condición de igualdad. Todos son tratados como iguales. Ahora bien, este principio tiene una serie de dimensiones.

¿Cómo funciona la igualdad ante la ley?

qué función tiene la igualdad ante la ley

En primera instancia, existe una igualdad absoluta y una relativa. La primera se refiere a tratar igualitariamente a todos los individuos de forma mecánica. Mientras que la segunda se refiere a una igualdad de trato en una igualdad de circunstancias. Por otro lado, la igualdad bajo la ley, basada en dos premisas. Una de estas, es que no existen personas ni grupos privilegiados ante la ley.

La segunda premisa que debemos conocer de cómo funciona la igualdad ante la ley, que ni la ley ni la autoridad pueden establecer diferencias arbitrarias. De esta forma, se dice que ningún individuo se encuentra por encima de la ley. Así como también que la ley debe actuar sin juzgar por etnia, sexo, género, orientación sexual, religión o estatus social.

La igualdad ante la ley es un principio esencial de los países liberales y democráticos. Por lo tanto, no se puede hablar de igualdad ante la ley en sistemas donde hay esclavitud. Ni tampoco en sistemas teocráticos, coloniales, donde halla servidumbre o en las monarquías. Ya que estos sistemas funcionan con base en la desigualdad.

Igualitarismo

El igualitarismo no debe ser confundido con la igualdad ante la ley. La desigualdad de condiciones materiales se relaciona de forma directa con la igualdad ante la ley. Por lo que igualitarismo e igualdad ante la ley son ideas incompatibles.

Si te ha parecido interesante saber cómo funciona la igualdad ante la ley, quizá quieras leer estos artículos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *