cómo funciona un litigio

¿Cómo funciona un litigio?

Un conflicto es una manifestación en la que dos o más individuos tienen intereses contrarios y cada uno defiende su posición. En el caso de conflictos con intereses calificados y que se trasladen hasta una autoridad jurisdiccional se convierte en la forma cómo funciona un litigio. O sea, un evento en el los involucrados se ocupan de discutir sus posiciones.

Los conflictoscómo funciona un conflicto de intereses

Hablar de conflicto es referirnos a un evento en el que dos o más personas se enfrentan por poseer intereses opuestos con respecto a una cosa. Los conflictos son totalmente diferentes a lo que se conoce como violencia, sin embargo, pueden o no generarla. Son muchas las causas que conllevan a un conflicto y que incitan a las personas a luchar para obtener el control o determinado beneficio.

En los casos específicos en los que los conflictos no se solucionen pacíficamente por parte de las personas involucradas, se procede a trasladarlos a las autoridades jurisdiccionales. En este momento se comienza a hablar de litigio. Entonces, las autoridades se ocuparán de llevar a cabo el debido proceso judicial hasta hallar la solución más justa al conflicto.

¿Cómo funciona un litigio?

Básicamente, un litigio es una confrontación judicial que conlleva a un juicio en el cual los involucrados salvaguardarán sus posiciones. Un litigio es consecuencia de la disputa entre partes que no logran alcanzar un acuerdo respecto a un asunto en particular. Por tanto, se llega al litigio para obtener una sentencia judicial, la cual emitirá el Juez encargado del caso.

En lo que se refiere a las maneras de solucionar un litigio, existen tres tipos:

  • Autotutela: representa el modo más inmediato y rápido que un individuo usa para solucionar sus conflictos de intereses.
  • Autocomposición: la solución se logra a través del dialogo entre las partes, las cuales llegan a un acuerdo valiéndose solo del uso de la razón.
  • Heterocomposición: se genera cuando las partes recurren a una tercera persona (imparcial) para que se encargue de solucionar el conflicto.

Partes de un litigio

En cuanto a los elementos que forman parte de un litigio son principalmente cinco. El primero es el “interés” que se refiere a la posición que toma el individuo que posee la necesidad a satisfacer, la cual puede ser mediata o inmediata. Por otro lado tenemos la “pretensión”, o sea, la manifestación de lo que se quiere, algo que el interesado hace pero no lo posee. La “resistencia”, que nos es más que la negación de la obediencia del interés de la persona hacia el ajeno.

Otro elemento básico es el “conflicto”, es decir, un enfrentamiento, el cual no existiría nunca sin dos sujetos diferentes. Estos representan las “partes”, que pueden ser entidades o personas. Las partes pueden ser en sentido material cuando se ven afectadas de manera directa por la sentencia. En sentido formal se hace referencia a terceras personas que actúan en lugar de otro y cuya sentencia no las afectas como personas.

Si eres parte de un conflicto de intereses, ahora que sabes cómo funciona un litigio estás consciente de que lo mejor es procurar un acuerdo para solucionarlo.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *