¿Cómo funciona el mantenimiento de obras?

En cuanto a construcción se refiere esta incluye también labores o procesos que se llevan a cabo aun después de haberse culminado una obra. En este artículo conocerás uno de esos que son vitales para preservar su funcionalidad. Se trata del mantenimiento de obras. Si no sabes lo que es, te invitamos a que te mantengas leyendo. Pues aquí conocerás más sobre este y te enterarás de cómo funciona el mantenimiento de obras.

¿Qué es el mantenimiento de obras?

Es importante que antes de conocer cómo funciona el mantenimiento de obras, sepas lo que es. Para comenzar, mantenimiento hace referencia a una acción realizada a alguna instalación o dispositivo con el fin de evitar que este se deteriore. En el sector de construcción este concepto no varía, pero se adapta a él. Por lo tanto, el mantenimiento de obra es un proceso que permite la funcionalidad de una edificación.

Es el mantenimiento de obras la forma en la que se asegura que una construcción continúe funcionando como en un principio. Se efectúa también como forma de prevención, dado que al realizársele mantenimiento a una obra se podrán hacer los cambios o reparaciones requeridas. Lo que ayudará a evitar que en un futuro esta presente problemas graves que afecten su estructura o su habitabilidad. Así como también que deban realizarse mayores gastos en averías evitables que se desarrollan con el paso del tiempo.

¿Cómo funciona el mantenimiento de obras?de qué se trata el mantenimiento de obras

Como ya sabes lo que es, te diremos ahora cómo funciona el mantenimiento de obras. De que este se realice periódicamente dependerá en gran medida que una edificación alargue su vida útil. Puesto que se encargará de que el uso que se le dé no se traduzca en una falla que le impida seguir cumpliendo la función para la que fue diseñada. Igualmente, en el caso de las actividades llevadas a cabo allí o en aquellos donde la acción directa de condiciones climáticas causa ciertos daños.

Existen diferentes tipos de mantenimiento sobre los que recae la responsabilidad de garantizar el buen funcionamiento interno y externo de la obra. Uno de ellos es el ordinario que consiste en las acciones, revisiones o reparaciones comunes y regulares. Las cuales están dirigidas a aquellas instalaciones o áreas que sufren desgaste o las consecuencias de cambios ambientales. A estos se añaden los que pueden ocurrir en los materiales utilizados en una construcción.

Mantenimiento preventivo

Este tipo de mantenimiento incluye aquel que es realizado con el objetivo de anticiparse a posibles averías en la estructura de una obra. Puede incluir limpiezas en la fachada, impermeabilización, renovación/construcción de fugas y otras acciones preventivas.

Mantenimiento correctivo

Tal como lo sugiere su nombre, este mantenimiento está enfocado en corregir o reparar daños que ya se han hecho notar. Para ello es necesario hacer una evaluación diagnóstica del problema para así poder determinar su gravedad y las medidas a tomar para su arreglo.

Acabas de enterarte de cómo funciona el mantenimiento de obras. Ahora conoces más sobre este y sabes para qué se realiza. Además de los tipos de mantenimiento que suelen hacerse.

Si te gustó, visita más enlaces aquí:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *