¿Cómo funciona un maremoto?

Causante de grandes destrozos y tragedias, puede acercársenos letalmente con tanto disimulo que, muchas veces no notamos sus advertencias hasta que es demasiado tarde. En las zonas donde es recurrente, han aprendido a vivir con sus apariciones, a pesar de que lidiar con sus afectaciones es todavía muy difícil. Conozcamos pues, como funciona un maremoto.

¿Qué es un maremoto?qué es un maremoto

Un maremoto es una de las más desastrosas catástrofes naturales que pueden producirse. Según la Geología, es el movimiento impulsivo de las aguas marinas inducidas por un sismo, cuyo epicentro se halla bajo el océano. Por ello, si se trata de un maremoto de baja intensidad, es posible que no genere olas de la magnitud de un tsunami.

Pero, si fuese el caso de un maremoto más intenso y producido en la cercanía costera, aún cuando la altura de las olas aguas adentro fueran bajas, esta altura aumentará en forma salvaje al reducirse la profundidad. Ello por la conversión de energía cinética de las olas en energía potencial, produciéndose debido a ello verdaderos tsunamis.

Sin embargo, no existe una visión precisa en cuanto a la magnitud requerida por un maremoto para crear tsunamis. Los factores comprometidos en un tsunami son la intensidad del fenómeno telúrico, la profundidad del hipocentro (epicentro en caso de terremotos) y la tipología de las placas geológicas involucradas.

Todo lo cual explicaría el porqué en algunas partes del planeta se requieran enormes maremotos para producir un tsunami. Mientras que en otras solo se precisan sismos de categoría menor. El área que reporta más afectaciones en magnitud y frecuencia por esta clase de eventos es la del océano Pacífico, debido a su famoso Cinturón de Fuego.

¿Cómo funciona un maremoto?

Se estima que solo el 90 % de estos fenómenos son generados por terremotos, y en virtud de ello son definidos con el término más preciso de maremotos. En ambos casos, terremotos y maremotos, se crean como consecuencia del desplazamiento en la zona de contacto entre las dos placas tectónicas enfrentadas.

La magnitud o intensidad del maremoto está enmarcada por un vasto conjunto de variables, siendo clave el tipo de falla geológica presente entre las placas. Pero, como ya se ha dicho, según su localización e intensidad pueden provocar, o no, tsunamis. O sea, no siempre los maremotos generan tsunamis, pero sí todos los tsunamis son causados por maremotos.

¿Cómo son los maremotos?

Por otra parte, los maremotos son mayormente percibidos  como poderosas inundaciones, en la cuales es el mar el que anega a la tierra, haciéndolo con gran velocidad. Con frecuencia, antes de la llegada del tsunami, el mar suele retraerse a cierta distancia de la costa. Tomando desde este evento hasta que llega la ola de unos 5 a 10 minutos.

Finalmente, existen otras causas creadoras de maremotos consideradas más sui generis como lo son las precipitaciones de meteoritos, las erupciones volcánicas, lo deslaves de tierra y las explosiones submarinas, entre otras. Estos eventos pueden generar olas gigantescas, de mayor dimensión y efecto que las de los maremotos comunes. A estos últimos se los conoce como mega maremotos.

Si revisaste toda esta información sobre cómo funciona un maremoto y fue lo que buscabas, también deberías leer sobre:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *