antes de la creación del mundo todo era oscuridad y caos

¿Cómo funciona el mito de la creación del mundo?

No venimos de la nada. ¿O sí? Eso creía la mayoría de las civilizaciones antiguas. En su filosofía, la pregunta recurrente sobre el origen de las cosas es central. Sin conocer de ciencias, vivían en estado teocrático, la mayoría de las cosas tenían explicaciones mágico-religiosas. Por eso acá te enterarás cómo funciona el mito de la creación del mundo.

¿Cómo funciona el mito de la creación del mundo?

Hace algunos milenios se creía que el hombre era el centro del universo; hace unos siglos se pensaba que la tierra era plana. Hoy sabemos que el universo es infinito y el hombre es un microscópico punto en el cosmos. Pero las primeras civilizaciones no podían darse nuestras respuestas. En lugar de ello, idearon mitos para explicar lo que estaba más allá de sus posibilidades de entendimiento.

El mito de la creación es universal

Cada continente conocido tiene al menos un pueblo antiguo con su propia explicación sobre el nacimiento del mundo. Chinos, japoneses, árabes, africanos, europeos, americanos y algunos pueblos de Oceanía tienen sus propios relatos de cómo surgió la vida en el planeta.

el mito de la creación del mundo es universal

Aspectos comunes

La mayoría de las manifestaciones religiosas tienen una serie de aspectos recurrentes, veamos dos de los más comunes.

La luz emerge de las tinieblas

La oscuridad o el caos, por un lado; y la luz, por el otro, son los protagonistas frecuentes de los diversos relatos sobre la creación. En la civilización mesopotámica se cuenta que al principio solo existía Nannu, un abismo sin forma, del que emergieron las primeras deidades, los dioses del cielo y de la tierra.

Los cristianos y judíos creen que al principio no había nada, solo oscuridad. Dios o Yaveh entonces creó la luz a partir de su palabra. Los zulú profesan que Unkulunkulu emergió del vacío y creó al primer hombre a partir de dos rocas, que fueron mezcladas con hierbas para fabricar a la especie humana.

En Egipto solo existían masas de aguas veladas por las tinieblas. Del espíritu del mundo que se hallaba disperso en el caos y la oscuridad nació Ra, dios del Sol, quien comenzó a crear todo a partir de su aliento y su saliva. En América no fue distinto. Los dioses mayas crearon la tierra en medio de las aguas, donde solo reinaba el caos. La civilización griega también fue creada tras ese vacío, del cual emergió la primera diosa: Gea, la madre Tierra.

El primer hombre

La mitología mesopotámica reza que el primer humano surgió del suelo en forma de planta. Lo mismo creen los yoruba. Igualmente, los mayas intentaron varias veces, primero con barro y madera, antes de crear un hombre que sirviera a sus propósitos. Hicieron entonces a los hombres de maíz.

En otro tiempo-espacio, Dios/Yaveh creó a Adán de un puñado de barro, al que le dio vida con su aliento. Y de una costilla de éste fue creada Eva, la primera mujer. Por otro lado, los primeros hombres de la mitología nórdica fueron tallados en madera de fresno y olmo. Odín les inspiró la vida y les dotó de humanidad.

el hombre es la obra cumbre en la creación del mundo

Finalmente, hay mucho que indagar aún sobre los muchos otros mitos en torno a la creación del universo, de la vida, del mundo y sus habitantes. Hay tendencias más recientes que proponen que somos producto de un experimento alienígena, puestos en este planeta como conejillos de indias para estudiar nuestro comportamiento.

Si te ha gustado este breve relato sobre cómo funciona el mito de la creación del mundo, posiblemente te interese saber de estos otros temas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *