cómo funciona el nexo causal imprudencia

¿Cómo funciona el nexo causal?

A la hora de determinar el grado de responsabilidad de una persona que comete un acto ilícito, que conlleve a un daño es importante poder determinar la relación causa y efecto. Para tal fin se debe aprender cómo funciona el nexo causal y en este artículo lo vamos a explicar.

La responsabilidad civil

cómo funciona el nexo causal accidente

Se refiere a la obligación que recae sobre un individuo de reparar o resarcir el daño que este causó a terceras personas. Independientemente de que sea consecuencia de sus propias acciones, de algo de lo que sea responsable o por acciones de personas que dependan de él.

Por otra parte, un hecho produce responsabilidad civil con el deber de indemnizar, cuando ocasiona un daño verdadero que puede valorarse económicamente. Además, debe confirmarse una relación causa y efecto (nexo causal), entre la acción realizada por la persona responsable y los daños sufridos. Incluso debe existir infracción de leyes, ya sea de manera intencional o no.

¿Cómo funciona el nexo causal?

Dentro del ámbito de la responsabilidad civil es indispensable el nexo causal. Es decir, la relación causa y efecto, presente entre una omisión o acción de ilícito civil y el mal producto de la misma. En otras palabras, es la relación entre cierto comportamiento y el resultado producto del mismo. Por ende, existe tanto una responsabilidad como la obligación de indemnizar.

Para poder reclamar al responsable o autor de los daños sufridos, debe existir una relación causa y efecto. Ya que esta permite identificar las acciones que deben tomarse en cuenta para especificar el daño y cuál acción causó el perjuicio evidente.

Un delito es una acción humana que por un lado abarca la acción realizada y la acción esperada, y por el otro lado el resultado producido. Para que el responsable pueda ser incriminado debe existir un nexo causal (relación de causalidad) entre la acción humana y la consecuencia.

Aspectos generales del nexo causal

De acuerdo al modo cómo funciona el nexo causal, su interrupción es posible en ciertos casos. El primero de ellos cuando se comprueba que la víctima es culpable del suceso fortuito. Si se da el caso de que ambas partes comparten la culpa, que la culpa recae en un tercero o por causas de fuerza mayor.

Para comprender mejor lo que significa el nexo causal, presta atención al siguiente ejemplo. Un automóvil detuvo su marcha ante un semáforo en rojo y es chocado por detrás por otro auto cuyo conductor se descuidó por manipular su celular. En consecuencia la persona al volante del coche golpeado sufre una lesión en su cervical.

En este caso existe un nexo causal, es decir, una relación entre el choque (causa) y el trauma (efecto) de la víctima. Por tanto, el responsable del daño es el chofer imprudente que no respetó las normas de tránsito.

Otro caso distinto sería si una persona intenta matar a otra, pero la lesión ocasionada jamás ocasionaría peligro para la vida de la víctima. Pero desafortunadamente, camino al hospital la persona muere al chocar el vehículo que lo trasladaba. Acá se produce una interrupción del nexo causal debido al accidente, por tanto el atacante solo es considerado como “autor de homicidio en grado de tentativa”.

Normalmente, son los profesionales quienes se encargan de determinar la forma cómo funciona el nexo causal, pero no está de más comprender el significado del término.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *