cómo funciona el outsourcing

¿Cómo funciona el outsourcing?

Los avances tecnológicos y la globalización son unas de las razones por las cuales las empresas ya no pueden manejar todos sus servicios. Mientras las empresas se hacen más grandes y reconocidas significa que requieren de más innovaciones en cuanto a la tecnología y otras herramientas. De las que no están capacitadas y necesitan de una ayuda extra, así que hoy explicaremos cómo funciona el outsourcing.

¿Qué es el outsourcing?

El outsourcing significa externalización o subcontratación (out significa “fuera” y source “fuente”). Es una herramienta empresarial por la que recurre una empresa cuando necesita de un tercero para ejecutar alguna tarea en específico. La empresa recurre a ella para no alejarse de su enfoque realizando actividades que no son su fuerte. Y también para que sean desempeñadas más eficientemente.

La práctica conlleva a contratar a otra firma especializada en el área que se requiere. Esta ha resultado ser una de las claves para el progreso empresarial. Ahora que sabes en qué consiste, vamos a explicar cómo funciona el outsourcing en las compañías.

¿Cómo funciona el outsourcing?

cómo funciona el outsourcing herramienta

Su mayor función es aportar soluciones. Este no permite desviar a la empresa de su eje principal. A la vez puede ampliar los servicios que presta sin necesidad de transformar la compañía en una más grande, ya que se adapta a la etapa de crecimiento en la que se encuentra y a sus necesidades. A través de ella se tiene la capacidad de responder sin problemas a los cambios del entorno.

Ahorra el trabajo de capacitar a todo el personal y aun así no perderse de las nuevas tecnologías. Evita los costos innecesarios, por ejemplo cuando se subcontrata un servicio de computadoras que incluya el mantenimiento. Ayuda a enriquecer los puntos fuertes. Esta es la manera positiva en cómo funciona el outsourcing.

Sin embargo, también tiene sus desventajas y es que la empresa se desconecta de las tecnologías y nuevos procesos innovadores. En caso de hacer una mala elección a la hora de subcontratar, ese dinero sería derrochado. Existe el riesgo que la otra firma se aproveche de tus servicios y las aplique como algo propio, convirtiéndose así en una nueva competencia.

¿Qué hacer antes de externalizar?

La subcontratación como cualquier herramienta puede ser útil para unos pero para otros no. Por ello, se debe entrar en un proceso de observación y análisis ates de tomar a decisión. Al aplicarla de forma correcta se observarán los resultados positivos, pero si se toma a la ligera puede haber graves repercusiones.

Antes que nada se debe saber los costos que pide la empresa, así como el capital que puedes gastar en ella. También estudiar a varias empresas para saber cuál es la más adecuada y eficiente, si se investiga sus antecedentes como outsourcing, mejor.

Se realiza una observación exhaustiva al área que se piensa que requiere del tercero. Si esta es sumamente importante para el funcionamiento de la empresa, es mejor que no se contrate a otro para que la maneje. Si la empresa está creciendo y no tiene a infraestructura adecuada, el outsourcing puede ser una buena alternativa.

Ahora que conoces cómo funciona el outsourcing, y si eres dueño de una empresa, puedes considerarla para su progreso.

Te puede interesar:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *