funcionamiento de un oxímoron

¿Cómo funciona un oxímoron?

Cuantas veces escuchamos en el transcurso de nuestras vidas expresiones o segmentos de discursos que parecieran sugerir ironía y un absurdo subyacente. Escuchamos por los medios de comunicación o leemos cosas como “la inteligencia militar” o “era un gran chico…”. Escavemos juntos, en el pequeño gran mundo de la retórica y conozcamos cómo funciona un oxímoron.

¿Qué es un oxímoron?detalles de un oxímoron

La referencia más antigua de dicho término es la palabra greco latinizada oxymorun, y se debe a Maurus Servius Honoratus (400 DC). Este viene derivando de las voces griegas oksús traduciéndose como «afilado, puntiagudo» y mōros, o sea, «estúpido, tonto». En total, entendiéndose como “agudamente estúpido”. Siendo entonces un ejemplo en sí mismo de un oxímoron.

A pesar de lo dicho anteriormente, hay quienes argumentan que el oxímoron es etimológicamente un neologismo cuyo uso comienza a partir del siglo XVIII. Por otra parte, se le considera una palabra autológica y una de las figuras de pensamiento, dentro del dominio de la retórica.

El oxímoron es empleado en la oratoria como en la literatura y el teatro, habiendo múltiples y recordadas obras en las que el término es prolijamente utilizado. A saber, Shakespeare, en Romeo y Julieta, nos suministra ejemplos como “Hermosa tirana, monstruo angelical…” y en Hamlet “he de ser cruel solo para ser amable”.

Así lo dicho, tenemos que un oxímoron es un mecanismo retórico que emplea un ostensible uso de autocontradiciones para ilustrar un punto de vista retórico. Con ello viene un significado más amplio, una contradicción conceptual o incluso se revela la existencia de una paradoja.

¿Cómo funciona el oxímoron?

La forma más común del oxímoron involucra la presencia de un adjetivo y de un sustantivo combinados. Siempre guardando el que sean contradictorias o hasta incoherentes. Pudiendo incluso estar engranado en el significado de la oración o frase.

Como consecuencia de la aplicación del oxímoron, suelen crearse nuevos significados metafóricos y generar expresiones francamente sarcásticas. Para entender un poco más la razón de esta corriente, podrías averiguar cómo funciona la filosofía.

Dentro de un sentido estrecho del término, el oxímoron es una fórmula retórica usada deliberadamente por el orador o autor para que sea entendida como tal por la audiencia. Siendo en un sentido amplio de la palabra, contradicciones incidentales o inadvertidas.

Algunos ejemplos de frecuentes oxímoros serían, “terriblemente bueno”, “tensa calma”, “muerto viviente”, “silencio atronador”, “dulce amargura”, “claroscuro”, “copia original”, “altibajos”, “claroscuro”, “vaivén”, “agridulce”.

Diferencias del oxímoron con otras figuras de la retorica

El oxímoron no debe ser confundido con figuras retóricas como la paradoja, el pleonasmo y la antítesis. De hecho, aunque la paradoja también presenta la oposición de dos ideas que se refutan, esta va más allá de una expresión sencilla o de una simple palabra. Ejemplo: «al avaro, las riquezas lo hacen más pobre» o “sólo sé que no sé nada”.

En estos casos, se presenta una construcción léxica de mayor complejidad y profundidad. Por otra parte, el oxímoron suele ser sencillo en sus expresiones así como en su mensaje contradictorio.

Si estos datos sobre cómo funciona un oxímoron fueron de tu agrado, también podrías leer sobre:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *