características de las plantas acuáticas

¿Cómo funcionan las plantas acuáticas?

Son comunes en historias y cuentos de fantasía aunque, definitivamente, presentes en el mundo real. Son seres particulares que viven en cuerpos de agua. Algunas de grandes dimensiones y belleza, otras muy pequeñas; tanto que, solo podemos verlas cuando están en inmensas agrupaciones. Este es un grupo de interesante, por lo cual, dedicaremos nuestra atención a explicar cómo funcionan las plantas acuáticas.

¿Qué son las plantas acuáticas?

Abordaremos este tema de corte botánico explicando qué son las plantas acuáticas. En este sentido, debemos indicar que este grupo de plantas, técnicamente, son denominas como hidrofítas. Estas se caracterizan por tener la mayor parte del tiempo su cuerpo sumergido, flotando o emergiendo en la superficie del agua.

En general, se considera como una planta acuática a aquella que tiene la capacidad de permanecer sumergida un largo período de tiempo. Puede ser la planta completa o solo la raíz de la misma la que se encuentre inmersa en un cuerpo de agua o en suelos saturados de agua. Tienen varias formas de vida, entre estas, taloide, herbajeas, leñosas, adheridas, arraigadas, flotantes y sumergidas.

¿Cómo funcionan las plantas acuáticas?

funcionamiento de las plantas acuáticas

Una vez que sabemos qué son estas fascinantes plantas entraremos a conocer cómo funcionan las plantas acuáticas. De esta manera, señalaremos que dichas plantas tienen una organización, en algunos aspectos, más simple que las plantas terrestres. Esto porque están en un ambiente donde tienen al alcance de sus raíces agua y nutrientes. También, reciben la luz del sol que llega a varios metros de profundidad.

Asimismo, tienen doble posibilidad de absorción de oxígeno y el dióxido de carbono, pues lo toman del aire y del agua. Es de destacar que el agua es un medio más denso que el aire. Así, las plantas hidrofítas no tienen problemas de sostén mecánico al suelo, ni limitaciones para la absorción del agua. Por lo que, consecuentemente, sus tejidos mecánicos, conductores y aislantes están reducidos.

Sus ramas y sus hojas no requieren troncos fuertes porque estas son sostenidas por el agua. Igualmente, en los tejidos de hojas y tallos hay grandes espacios intercelulares que facilitan la acumulación de aire y favorecen la flotación.

Las plantas hidrofítas habitan en estanques, lagos, ríos y mares. De esta manera, algunas pueden tener las flores sumergidas, superficiales o proyectadas sobre el cuerpo de agua. En el primer caso, el agua transporta el polen de una flor a otra. En los dos últimos, los animales se encargan de esto.

Datos curiosos sobre las plantas acuáticas

El lirio acuático más grande del mundo, científicamente llamado Victoria amazónica, es nativo de las aguas estancadas del río Amazonas en Brasil y la Guayana francesa. Sus hermosas flores blancas, rosadas o rojas emergen del agua y llegan hasta 45 centímetros de diámetro. Las hojas tienen forma de plato y alcanzan hasta 2,80 metros de diámetro y pueden soportar peso entre 40 y 90 kilogramos.

Las flores del lirio acuático abren en grupos, todas al mismo tiempo y desprenden olor a piña madura que atrae a los coleópteros. Estos quedan atrapados por un día en un espacio de la flor, llamado cámara nupcial, alimentándose de la flor. Al siguiente cuando se abre nuevamente la cámara los insectos salen cargados de polen y vuelan hacia otra flor. Cada una de estas dura tres días abierta.

Si esta información que te hemos dado sobre cómo funcionan las plantas acuáticas ha sido lo que buscabas, puede que también te interese saber sobre:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *