cómo son las funciones del principio de proporcionalidad

¿Cómo funciona el principio de proporcionalidad?

Hacer ejercer la ley no es una tarea sencilla. Ya que implica que como humanos debemos juzgar las acciones de otro. Y sabemos bien que nuestro juicio está lejos de ser perfecto. Por eso, se han creado diversos principios legales que rigen el cómo proceder de forma correcta. Tales como el principio de proporcionalidad. A continuación, en este artículo, te explicamos todos los detalles sobre cómo funciona el principio de proporcionalidad.

Los castigos de la ley

Las leyes son un conjunto de normativas las cuales tienen una doble función. Por un lado, determinan cuáles son los derechos de los sujetos sometidos a esta. Al mismo tiempo que dictaminan los deberes que tienen que cumplir. Cualquier violación a las leyes, es meritoria de un castigo inmediato. Siempre y cuando se demuestre que en efecto ha ocurrido una transgresión de las leyes.

En este sentido, así como dentro de las leyes se establecen los deberes y derechos. También se establece cuáles son los castigos que deben imputarse a quienes las desobedezcan. Esto es diferente del modo en que se procedía en otras épocas. Por ejemplo, en las monarquías eran los reyes quienes determinaban esto. Esto es un punto importante de cómo funciona el principio de proporcionalidad.

Dado que muchas veces los castigos eran totalmente arbitrarios. Al igual que desproporcionados. Así, una persona podía recibir una pena de muerte por un crimen que hoy día es considerado un delito menor. O podían ser desterrados de la comunidad. Todo esto es algo que no puede concebirse dentro de una sociedad democrática. Por eso surge el principio de proporcionalidad.

¿Cómo funciona el principio de proporcionalidad?

funciones del principio de proporcionalidad

Retomando el punto anterior, el principio de proporcionalidad existe para evitar abusos al momento de aplicar castigos. De esta forma, este principio debe atenerse a tres exigencias. Primero, tiene que haber una adecuación al fin. Es decir, el castigo debe ajustarse al fin judicial que la justifica. Esto se debe cumplir tanto cuantitativa como cualitativamente.

La segunda exigencia que debemos conocer de cómo funciona el principio de proporcionalidad, es la de necesidad de pena. Siguiendo esta línea, la aplicación de una pena a una conducta que no la amerite, corresponde a una falta grave. Seguidamente, la tercera exigencia, es la de proporcionalidad estricta. Aquí, el juez debe realizar una ponderación sobre la gravedad de la pena y el fin que se busca.

En este punto el juez tiene que considerar diversos rasgos del hecho.  Tales como la gravedad de la conducta en que se ha incurrido. Al igual que el tipo de bien que se está protegiendo. Debido a que no es lo mismo romper el banco de un parque público a romper el brazo de alguien al atacarlo.

Importancia

El principio de proporcionalidad es fundamental dentro de las sociedades democráticas. A causa de que regula la actuación de las autoridades ante las violaciones. Lo que lo convierte en un principio esencial para la protección de la seguridad jurídica.

Finalmente, esto es todo sobre cómo funciona el principio de proporcionalidad. Si te ha parecido interesante, quizá quieras leer estas entradas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *