cómo funciona el racismo rechazo

¿Cómo funciona el racismo?

El 28 de agosto de 1963 Martin Luther King dio un discurso que empezaba con la frase “I have a dream” (Yo tengo un sueño). Hasta la fecha este famoso discurso sigue siendo recordado por todas aquellas personas que deben enfrentarse diariamente a la discriminación racial. A pesar de que las condiciones han mejorado, la verdad es que esta problemática todavía continúa. Por eso te explicaremos cómo funciona el racismo.

¿Qué es el racismo?

cómo funciona el racismo protesta

Se trata de un sentimiento o pensamiento que provoca la exageración del sentido étnico, y por lo tanto desemboca en la persecución o discriminación de grupos étnicos diferentes. En otras palabras, se trata de la creencia de que todas las razas son completamente distintas y que existe una superioridad racial. Este pensamiento, puede tornarse colectivo, generando actos violentos y de odio hacia grupos. Por ello, afectan el desarrollo pacífico de la sociedad.

Podríamos establecer que esta clase de pensamiento ha acompañado al hombre durante toda su historia. En síntesis, se ha manifestado cada vez que un grupo étnico ha tenido contacto con otro. Un ejemplo claro, son las empresas de conquista realizadas por ciertos países europeos en América y África. Incluso, en países como Estados Unidos y África las “delimitaciones raciales” pasaron a convertirse en diferencias entre clases sociales.

La lucha por los derechos y la igualdad entre seres humanos ha tenido diferentes caras. Como ejemplo de ellas, está la de Martin Luther King en Estados Unidos, o la de Nelson Mandela contra el apartheid en Sudáfrica.

¿Cómo funciona el racismo?

Para entender cómo funciona el racismo debemos conocer la existencia del debate sobre el concepto de razas. Debido a que para la biología dicho concepto es inexistente, mientras que si se utiliza en ciencias sociales y humanidades. Por ello, un porcentaje de la población cree en la existencia de una diferencia racial. En consecuencia consideran que ciertas razas son superiores a otras basándose en “logros sociales”.

Dichos logros se sustentan en estudios pseudo-científicos que ignoran aspectos importantes para la comprensión de una problemática, como las condiciones sociales y económicas. En base a todo esto, las personas racistas generan un sistema de creencias basado en prejuicios. Por lo tanto, juzgan a los individuos dependiendo del linaje o la ascendencia que tengan.

Todo esto sirve como un reforzador para acrecentar los pensamientos discriminatorios que desembocan en conductas de odio. Además, estos pensamientos y conductas pueden ser aprendidos de individuos cercanos como familiares o amigos. Por lo que tienden a manifestarse tarde o temprano, sobre todo si comparten el mismo espacio geográfico con quienes tienen características físicas diferentes.

Tipos de racismo

El racismo se clasifica en función de la forma bajo la cual se manifiesta, aquí se incluye a la población a la cual va dirigido. Primero tenemos el racismo institucional, el cual se manifiesta en forma de leyes y es aplicado por instituciones que discriminan en base a rasgos étnicos. Por otro lado, está el racismo cultural que promueve una supuesta superioridad cultural de etnia con respecto a otra.

También está el racismo biológico, el cual establece la existencia de una cuestionable superioridad genética entre un grupo étnico y otro. Asimismo, la manifestación más común de racismo es aquel basado en el color piel. Aquí la discriminación simplemente se da por las diferencias físicas creadas por la tonalidad.

Aunado a este, está el colorismo, producido dentro de grupos que suelen ser discriminados. Va dirigido hacia personas que cuentan con rasgos más atribuidos a su grupo étnico. Finalmente podemos mencionar a la xenofobia que consiste en una combinación de racismo con nacionalismo.

Si la información acerca de cómo funciona el racismo fue de tu agrado, podrían interesarte los siguientes artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *