cómo funciona la saponificación

¿Cómo funciona la saponificación?

El ser humano utiliza de infinidad de productos en su día a día de los cuales no tiene ni la menor idea de cómo son fabricados. Solo los reconocen por su aroma, calidad, función y precio; algunos de ellos son las lacas, los perfumes o los jabones. En este artículo vamos a explicarte cómo funciona la saponificación.

Propiedades del jabón

cómo funciona la saponificación empastillado

El jabón es un artículo tensoactivo, es decir, que minimiza la tensión superficial entre dos líquidos o de un líquido, que mezclado con el agua sirve para limpiar y lavar. Se encuentra disponible en distintas presentaciones, barras sólidas, en gel, en líquido viscoso y hasta en polvo. Además, el jabón es un elemento espumante al contacto con el agua; es emulgente, porque no se une con el aceite y es también mojante.

Químicamente el jabón es producto de una reacción química entre grasa y compuestos alcalinos (bases) como el hidróxido de potasio, de sodio y bicarbonato de sodio. Esta reacción química que ocurre en el jabón se conoce como saponificación. En resumen, el jabón es una sal de ácido graso.

¿Cómo funciona la saponificación?

La saponificación es un proceso químico usado principalmente para la fabricación de jabón. Se basa en el uso de la hidrólisis, es decir, una reacción química que se produce en una sustancia al contacto con el agua. En lo que se refiere específicamente al jabón la reacción se produce entre grasas, alcalinos y agua, lo que produce jabón o glicerina, es decir, solución alcalina + ácidos grasos = glicerina + jabón.

Este proceso puede ocurrir en sustancias compuestas molecularmente por restos ácidos grasos y por sustancias normales o lípidos saponificables. Dentro de estos último los más fáciles de encontrar en la naturaleza son los glicéridos y las grasas neutras.

En el ámbito industrial este tipo de proceso es de suma importancia en lo que a fabricación de jabones se refiere. Debido a que por medio de él se consigue la unión de grasa con el agua para generar una pasta base la cual se procede a “empastillar” para moldear el jabón.

Aspectos generales de la saponificación

En cuanto al color de los jabones depende en parte de la manera cómo funciona la saponificación. Si se trabaja al frío el color que se consigue, es blanquecino pero si se trabaja en caliente, se pone opaco y transparente.

A nivel de industria las grasas se calientan en calderas gigantes a las que agrega también hidróxido de sodio. Durante el mezclado de los elementos, van agarrando consistencia y se forma una pasta que es vertida en un molde donde se enfría y toma la forma del mismo.

Este proceso puede ser aplicado a distintos tipos de aceites y grasas para fabricar jabón. Entre los cuales tenemos los aceites de oliva, aguacate, maíz, jojoba, germen de trigo, soja, sésamo, almendras dulces, karite y muchos otros. También a la manteca de cacao y la cera de abejas.

Ahora que sabes cómo funciona la saponificación sabes de donde sale el jabón con el que te bañas. Seguro sientes curiosidad por conocer más acerca de los productos que usas a diario.

Te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *