qué es el sistema de control de tracción

¿Cómo funciona el sistema de control de tracción?

Saber cómo funciona el sistema de control de tracción de tu vehículo, te hará un gran conductor en las curvas cerradas y las arrancadas en una carretera húmeda. Entérate de la evolución de este sistema de seguridad originalmente diseñado por Bosch en el año 1986. Cualquiera sea su fabricante hoy día, estarás seguro de que tus ruedas no patinarán.

TCS

Hay quienes se refieren a este sistema como Regulación Anti-resbale o Anti-Slip Regulation (ASR); no obstante, el término más conocido y manejado inclusive por los conductores es el de Traction Control System (TCS) o Sistema de control de tracción. Vehículos de carreras, todo-terreno o de carretera responden a una situación cuando los sensores del sistema coordinan con la gestión de motor.

Desde que surgió el TCS, la seguridad automovilística es otra cosa ante las superficies lisas, húmedas y curvas. En los diferentes modelos de vehículos está presente como sistema de tracción delantera, trasera o integral.

¿Cómo funciona el sistema de control de tracción?

sistema de control de tracción encendido

Lo que se hacía antes de manera manual teniendo que acelerar más para evitar un giro violento o de manera mecánica con el llamado postracción, es ahora un sistema electrónico. Un botón cerca del campo visual del conductor permitirá la activación de sensores que determinarán si se ha perdido tracción o no en cualquiera de las ruedas.

La efectividad de cómo funciona el sistema de control de tracción es muy clara. La capacidad para detectar el momento en que un neumático pierde la adherencia a la superficie y no se muestra firme es oportuna. De la misma manera, su respuesta es inmediata. Solenoides y sensores trabajan en conjunto para activar al sistema ante una condición adversa.

Cuando el sistema de control de tracción se pone en funcionamiento suprime la chispa o reduce la inyección de combustible a los cilindros. También, puede frenar el neumático que perdió la tracción. El conductor se da cuenta que el sistema está actuando, bien sea porque siente el movimiento de los pedales acelerador o freno.

Todo va orientado a evitar deslizamientos peligrosos de las ruedas en vías rectas o laterales en las curvas. Hacer que avance tu vehículo en un semáforo mientras que estás en un pavimento seco no implica complicación. Sin embargo, esta misma situación en una carretera con nieve ameritaría ver el sistema de control de tracción en plena acción.

 Seguridad activa

Tan solo unos segundos son necesarios para que un movimiento brusco que no permita el control cause un terrible accidente. Cada fabricante se esmera en pruebas de los sistemas de seguridad del vehículo antes de que sea vendido. El TCS, sin duda, es una de las características de seguridad más útiles en el automóvil.

La forma correcta cómo funciona el sistema de control de tracción asegura mayores probabilidades que la vida de los ocupantes se salven ante un inconveniente que se presente a alta velocidad. Siempre que el sistema esté activo, el monitoreo será permanente y la configuración específica del modelo de vehículo lo hará actuar solo con respecto a la potencia del motor o también sobre los frenos.  

Otros artículos sobre el mundo motor que pueden interesarte son:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *