qué es el tipo de interés negativo

¿Cómo funciona el tipo de interés negativo?

La economía puede ser relativa e inestable en algunas ocasiones. A pesar de estas fases o crisis económicas, las entidades bancarias se rigen por los intereses negativos para contrarrestar este tipo de situaciones. Si deseas conocer los pros y contras de este tipo de interés, no dudes en conocer a continuación cómo funcionan los tipos de interés negativo.

¿Qué es y cómo funciona el tipo de interés negativo?

Es posible que tras algunos anuncios las entidades bancarias de algún país, desciendan el valor de los intereses de préstamo a algún número negativo. Esto evidentemente, se debe a un concepto que aplican los bancos para estimular y reactivar el ejercicio económico, y la circulación del dinero.

Es aquí cuando se emplean los tipos de interés negativo para activar la economía y los préstamos. Su concepto abarca a todas las estrategias realizadas por la banca oficial, para hacer circular el dinero mediante préstamos emitidos, y otros productos financieros, hacia la banca privada.

Con ello, la forma sobre cómo funciona el tipo de interés negativo, consigue dos cosas en consecuencia a esta circulación. Por un lado condiciona a las entidades bancarias a pagar los intereses que han sido acreditados a personas o empresas. Por otro lado, condiciona a los clientes a cancelar una cierta cantidad de dinero por realizar transacciones, o almacenar su dinero.

¿En dónde se aplican específicamente los intereses negativos?

interés negativo aplicación

Al ser una estrategia empleada en instancias especiales, la forma sobre cómo funciona el tipo de interés negativo posee una amplitud, capaz de aplicarse en diversos contextos financieros. De este modo, es posible reconocer a los intereses negativos en los siguientes ámbitos:

  • En los depósitos bancarios, reflejado en las actividades económicas entre la banca pública, privada y viceversa.
  • Para los títulos de crédito, como los bonos emitidos hacia personas naturales, jurídicas o empresas.
  • En créditos concebidos a terceros, como en las hipotecas, en inversiones o consumos.

Ventajas del tipo de interés negativo

Si bien el escenario no es favorecedor para las entidades financieras, el tipo de interés de negativo puede ser factible para la economía general. Además de promover el ejercicio financiero, existen otras ventajas del interés negativo tales como:

  • Contribuye a que las crisis económicas y sus efectos disminuyan.
  • Permite aumentar la rentabilidad en la inversión, por parte de los ahorros de personas naturales.
  • Las hipotecas regidas por este índice, pueden abaratarse y ser accesibles para los deudores.

Desventajas y repercusiones del tipo de interés negativo

Por otro lado, es importante resaltar las consecuencias desfavorables que acompañan a la aplicación de los intereses negativos en las finanzas. En este aspecto podemos mencionar algunos de los contras de esta estrategia en el ámbito financiero:

  • Existe una reducción considerable a la hora de ofrecer una totalidad de préstamos a terceros.
  • El aumento de valor de los préstamos emitidos, contribuye a que la banca privada sea sancionada o multada.
  • Al bajar los intereses de un préstamo, las entidades deciden aumentar el número de pagos y comisiones. Esto contribuye a que el mismo valor sea alto, como si los intereses fuesen positivos.

Tras conocer cómo funciona el tipo de interés negativo en estos casos, es posible concluir cuan factible es para la estabilidad económica. Si deseas saber más sobre información similar, te sugerimos leer los siguientes enlaces:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *